Ricardo Ávila
Retrospectiva

Sigue siendo el rey

Las cifras de la economía norteamericana muestran un ritmo vigoroso que ayuda a atraer capitales.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 05 de 2018
2018-10-05 08:25 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La pregunta se ha vuelto recurrente. ¿Por qué si el petróleo es el factor que más influye sobre el precio del dólar en Colombia, la tasa de cambio terminó la semana por encima de tres mil pesos? A fin de cuentas, cuando el barril de crudo de la variedad Brent llegó a 75 dólares en abril pasado, el billete verde casi rompe el piso de los 2.700 pesos.

El motivo, responden los expertos, es que las circunstancias en los mercados internacionales son distintas. De un lado, las tasas de interés en Estados Unidos vienen subiendo, lo cual hace que las inversiones en dólares sean más atractivas. Del otro, las cifras de la economía norteamericana muestran un ritmo vigoroso que ayuda a atraer capitales.

Por ejemplo, el viernes se supo que la tasa de desempleo estadounidense cayó en septiembre al 3,7 por ciento, el guarismo más bajo desde 1969. Dicho nivel de desocupación lleva a pensar que el círculo virtuoso de más gente trabajando y mayor consumo seguirá su dinámica.

No obstante, una velocidad alta en la dinámica productiva puede hacer que haya un rebrote de las presiones inflacionarias. Con el fin de mantener la situación bajo control, el Banco de la Reserva Federal, en Washington, se vería tentado a darle otro apretón importante a los intereses. Ello explica que el rendimiento de los bonos del Tesoro esté en su punto más elevado en los últimos diez años y que el dólar ‘siga siendo el rey’.

Y aunque las comparaciones son odiosas, vale pena hacerlas. Así, el peso colombiano registra una devaluación del 1,6 por ciento en lo que va del año. En contraste, el real brasileño retrocede 15,8 por ciento, el peso chileno 9,9 y el sol peruano, 2,5 por ciento, para no hablar de los casos críticos de Argentina y Turquía.

Puesto de otra manera, la tendencia general es hacia la depreciación de las monedas de países emergentes. Esa corriente es más fuerte hoy y seguirá pesando de forma determinante en la definición de la mayoría de las tasas de cambio. De no ser porque el petróleo está cerca de los 85 dólares el barril, el golpe habría sido mucho mayor. En términos relativos, hemos salido bien librados.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado