Ricardo Ávila
Brújula

Un escenario probable

Una apuesta llena de riesgos es la que hizo la Casa Blanca, cuando decidió ampliar el rango de sanciones en contra del régimen de Maduro.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 11 de 2019
2019-08-11 04:55 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una apuesta llena de riesgos es la que hizo la Casa Blanca la semana pasada, cuando decidió ampliar el rango de sanciones en contra del régimen de Nicolás Maduro. La orden ejecutiva congela todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos y busca impedir que terceros países puedan hacer operaciones con Caracas. Desde la presión ejercida sobre Panamá en la época de Manuel Noriega, no se veía nada semejante.

Sobre el papel, la determinación le quita aire al régimen chavista, que tendrá muchas más dificultades a la hora de encontrar proveedores o realizar transacciones. Tal como dijo el asesor de seguridad nacional, John Bolton, el propósito es aislar internacionalmente a la administración bolivariana.

Sin embargo, ante el endurecimiento de Donald Trump, no faltaron las voces de advertencia. Para comenzar, los bloqueos no solo fallan en más de una oportunidad, sino que en ocasiones ayudan a consolidar a quienes se encuentran en el poder. El caso más claro es el de Cuba que con el argumento de la camisa de fuerza aplicada por Washington, sigue manejada de manera similar a lo largo de las pasadas seis décadas.

Por otra parte, múltiples organizaciones no gubernamentales alertan respecto a un empeoramiento de la crisis humanitaria que ocasiona la escasez de alimentos y medicinas. Dada la manera desigual en que se distribuyen los bienes, los que pagarían los platos rotos serían millones de personas humildes.

De tal manera, hay un peligro notorio de que la desnutrición alimente las corrientes migratorias. Esa eventualidad concierne directamente a Colombia que es el país que más venezolanos ha recibido. Dado el cambio en las políticas que habían tenido Ecuador y Perú, aumenta la probabilidad de que el territorio nacional no sea para muchos un lugar de tránsito sino el punto de destino final.

Lo anterior debería llevar a la administración Duque a hacer las gestiones debidas para que el apoyo de la comunidad internacional se haga notar. El escenario de que Maduro siga y la diáspora crezca, no es descabellado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado