Ricardo Ávila
Brújula

Un mensaje clave

Más allá de las turbulencias globales y de las de algunos vecinos, este es un buen lugar para hacer negocios.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 02 de 2019
2019-09-02 07:59 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Este lunes el Banco de la República puso en práctica aquello de dar una mala noticia y otra buena, al mismo tiempo. Al entregar su reporte correspondiente a las cuentas externas de Colombia al cierre del primer semestre de 2019, señaló que el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos ascendió a 6.827 millones de dólares. Dicha suma equivale a casi el 4,4 por ciento del Producto Interno Bruto del país y muestra un deterioro que más de un analista calificará de preocupante.

El motivo es que el promedio latinoamericano es de 2 por ciento. En el contexto mundial el guarismo es particularmente alto y hace que suenen las señales de alerta sobre la financiación de semejante saldo en rojo.

A este respecto, hay dos cuentas que se están comportando bien y que hacen manejable lo que aparece como una mácula. La primera ya era conocida y se trata de las remesas que envían los colombianos que viven en el exterior, cuyo ritmo de crecimiento supera el 10 por ciento. De seguir las cosas así, los giros en cuestión sumarían más de 7.000 millones de dólares al cierre del presente año.

La segunda es la inversión extranjera directa que arribó al territorio nacional, cuyo flujo entre enero y junio se ubicó en 7.273 millones de dólares, 24 por ciento más que en el mismo lapso del 2018. A la luz de las complejas circunstancias mundiales y regionales, ese desempeño es notable.

Para comenzar, comprueba que el país mantiene la capacidad de atraer capitales. Aunque es verdad que la minería y el petróleo representaron el 40 por ciento de la cifra anotada, también hubo recursos para servicios financieros, industria, comercio y hoteles, y transporte y comunicaciones, entre los rubros más destacables.

La señal de que los empresarios foráneos conservan la confianza a la hora de enviar su dinero a Colombia, es importante. Más allá de las turbulencias globales y de las de algunos vecinos, este es un buen lugar para hacer negocios. Tal mensaje implícito, resulta clave.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes