Ricardo Ávila
retrospectiva

¿Una tormenta perfecta?

Aunque nadie sabe lo que vendrá, es seguro que el futuro será movido.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 26 de 2018
2018-10-26 07:39 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Octubre no termina todavía, pero no es ninguna exageración afirmar que pinta mal para los mercados internacionales. Así quedó confirmado el viernes cuando a pesar de saberse que la economía de Estados Unidos creció a un saludable ritmo del 3,5 por ciento durante el tercer trimestre, las acciones en Wall Street volvieron a caer con fuerza.

Por cuenta de lo sucedido, la reducción en algunos de los índices más conocidos había superado el 10 por ciento en lo corrido del mes, lo cual se conoce como una corrección.

Aparte de que los avances en las cotizaciones del 2018 se esfumaron del todo, ahora se abre el interrogante de nuevas caídas en un escenario lleno de incertidumbres.

Aunque desde hace meses se habían escuchado voces que advertían sobre excesos en la valoración de algunos activos, solo hasta ahora se comprueba que las alertas estaban justificadas. Para algunos analistas, hay elementos que permiten hablar de una ‘tormenta perfecta’ en alusión a la conocida película.

De un lado, se encuentra la política de alza en las tasas de interés a cargo del Banco de la Reserva Federal de estadounidense. Tras el dato sobre el PIB norteamericano y la perspectiva de una mayor inflación, la probabilidad de un nuevo apretón de tuercas en diciembre se acerca al 100 por ciento, lo cual afecta tanto a acciones como a bonos y le ayuda al dólar a fortalecerse.

Por otra parte, los resultados empresariales no son tan buenos como se esperaba. La desilusión con el comportamiento de las empresas del ramo de la tecnología, alimenta el nerviosismo de los inversionistas. Para completar, la guerra comercial entre Washington y Pekín no hace más que agregarle nubarrones oscuros al horizonte.

En medio de la coyuntura, Colombia también siente el coletazo. Aparte de una fuerte caída en los índices accionarios locales, se observa un incremento notable en la devaluación. Si antes el precio del petróleo había servido para contener la avalancha, ahora ese dique pierde efectividad. Y aunque nadie sabe lo que vendrá, es seguro que el futuro será movido.

Ricardo Ávila Pinto
​ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado