Ricardo Ávila
Retrospectiva

Vuelve y juega la guerra

Dada la época electoral y el nivel creciente de la confrontación, todo es posible.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 24 de 2019
2019-08-23 07:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La calma alcanzó a durar hasta el viernes. Durante buena parte de la semana que termina, los mercados mundiales disfrutaron de unos días de tranquilidad que incluso llevó a los optimistas a pensar que los grandes nubarrones que se ciernen sobre la economía global podrían diluirse.

Sin embargo, en vísperas de la cumbre de mandatarios de los países que conforman el llamado Grupo de los Siete, China envió el mensaje de que no piensa quedarse con los brazos cruzados ante la ofensiva proteccionista de Donald Trump. De manera escueta, Pekín reportó que importaciones que hace de Estados Unidos por valor de 75.000 millones de dólares quedarán sujetas el mes que viene a un arancel adicional.

La respuesta de la Casa Blanca no se hizo esperar. En una serie de trinos, su principal inquilino amenazó con responder con la misma moneda, lo cual da pie para pensar que vienen otra época de hostilidades de uno y otro lado. Con razón, incluso antes de conocer lo dicho por el mandatario, las acciones en Wall Street volvieron a descender hasta en un tres por ciento.

Pero sin duda lo más insólito fue otra cosa. “A nuestras grandes compañías americanas se les ordena comenzar a buscar inmediatamente una alternativa diferente a China, incluyendo traer a sus empresas a casa y hacer sus productos en Estados Unidos”, escribió Trump en forma exaltada al finalizar la tarde.

Una instrucción de carácter perentorio suena más apropiada para la antigua Unión Soviética, que para el lugar que se considera la verdadera cuna del capitalismo. Pensar que el sector privado se va a plegar a lo que le dicen desde Washington, no tiene fundamento. De hecho, un dirigente gremial afirmó que no hay razón para ignorar una nación que alberga 1.400 millones de consumidores.

Sin embargo, el desafío queda planteado. Dada la época electoral y el nivel creciente de la confrontación, todo es posible. Por ello es mejor prepararse para lo que puede venir, comenzando por una mayor volatilidad en las bolsas de acciones y bienes primarios. El peso colombiano tampoco saldrá indemne.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado