close
close
Ricardo Chica
Columnista

¿Impuestos recesivos?

La reforma tributaria es de todas maneras un avance fundamental hacia una tributación más justa /progresiva, capaz de financiar gasto social.

Ricardo Chica
POR:
Ricardo Chica
noviembre 17 de 2022
2022-11-17 11:39 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/601072c7761f3.png

En su respuesta sobre el carácter recesivo de la reforma tributaria Ocampo señaló a un principio fundamental de la macroeconomía del ajuste: no es el caso porque ella estimula el gasto. Principio esencial, pero como todo en economía, depende…. El ministro señaló al hecho de que una redistribución a grupos sociales con mayores propensiones a consumir y restringidos en su gasto expande la demanda agregada (el viejo argumento de Kalecki que explica porque una disminución en el grado de concentración es expansiva).

Los críticos asumen por su parte algo que en general no es cierto. Como lo argumenté en columna anterior erosionar la acumulación interna de las empresas afecta el crecimiento porque erosiona al pivote de este, la inversión: pero esto es cierto solamente en la circunstancia en la cual los empresarios hubieran destinado los recursos captados a inversión productiva (no a financiera que de nada ayuda el crecimiento). Es el viejo principio keynesiano del carácter contractivo del ahorro que opone este al gasto el cual es (principio macroeconómico elemental) un ingreso para otro.

Pero esta observación no cabe cuando se trata de gravar los ingresos altos de las personas (no de las empresas) a menos de que uno pueda mostrar que se da la peculiarísima circunstancia de que los recipientes de esos ingresos los ahorran en el sistema financiero y este financia una actividad con una mayor rentabilidad social mayor que el gasto de los pobres. Ocampo tiene pues razón en el caso de estos impuestos, pero no en general, aunque si en economías en que los altos ingresos consumen suntuarios importados y con grados altos de financializacion, donde rentabilidad privada de la inversión financiera es mayor que la productiva.

La reforma tributaria es de todas maneras un avance fundamental hacia una tributación más justa/progresiva, capaz de financiar gasto social (disminuyendo el de salud por gravar refinados); así la hayan petardeado los congresistas en aspectos como la tributación de las mega pensiones que, como se lo señaló Ocampo a la procuradora, no provienen de ahorro sino de subsidios pagados por todos nosotros los contribuyentes.

Capítulo aparte son la reforma de la salud (con su arrasar en vez de complementar), la des carbonización apresurada (consecuencia de una confusión conceptual terrible entre una falla de coordinación global y la necesidad local de una transición energética) y el manejo esperable del salario real. Terminando con este último aspecto, es útil mirar a África donde el gobierno del ANC está íntimamente imbricado con la aristocracia sindical (ingresos extravagantes para ésta contrastando con tasas de desempleo juvenil sobre el 50%) para ilustrar la falacia de ésta en un país donde ¾ de su fuerza laboral esta marginada al desempleo y la informalidad. ¿Quién debería representar a estas masas en unas discusiones sobre salario mínimo en las cuales no tienen voz? Supuestamente el gobierno de los pobres. Es necesario recuperar la capacidad adquisitiva erosionada por la inflación, pero con crecimientos insubstanciales de la productividad un crecimiento inmoderado del salario afectará no solo la acumulación de capital sino también el empleo.

Ricardo Chica 
​Investigador Desarrollo Económico.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes