close
close
Ricardo Chica

Lo que no le dicen sobre Ucrania

es necesario considerar dos elementos (...) la agresividad hegemónica de EU y el desconocimiento por Ucrania del acuerdo de Minsk.

Ricardo Chica
POR:
Ricardo Chica
julio 05 de 2022
2022-07-05 11:15 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/601072c7761f3.png

Para entender lo que está pasando en Ucrania, desmontando la maraña creada por la maquinaria propagandística que ha logrado vender la fábula de Putin desatado (imponiéndose imperialistamente a Ucrania y después a toda Europa: Zelensky), es necesario considerar dos elementos sobre el contexto/causas de la guerra, los cuales también están determinando su extensión: la agresividad hegemónica de EU y el desconocimiento por Ucrania del acuerdo de Minsk, resultado del enorme poder de ultranacionalistas de extrema derecha que ahora tampoco permiten a Ucrania negociar.

Por 4 décadas, desde el derrumbe de la URSS, EU ha replicado la actitud humillante de los franceses contra Alemania en Versalles, olvidando que conducir al colapso a un poder derrotado trae consigo peores consecuencias posteriormente. Fue la agresión por décadas con la extensión de OTAN, la descalificación de la repetida queja de los rusos por ésta y de que ello en Ucrania es una existential threat (como la que llevo a Kennedy a amenazar con guerra nuclear), la absoluta negativa de EU a siquiera considerar la propuesta de paz de finales del 21, lo que no dejó alternativa a Putin.

Ha sido el cambio de los republicanos de derecha (Nixon/Reagan), quienes conversaban con Rusia para resolver los problemas y lograr soluciones basadas en el balance de fuerzas, a los demócratas de ‘centro izquierda’ (Clinton/Biden), quienes se niegan a siquiera hablar con Rusia; una transición desde el partnership for peace de Bush senior y Gorbachov a la posición extremista no solo en los gobiernos de EU/GB sino también de medios de la estatura del NYT/WP (Rusia debe ser desmembrada) o el WSJ (debemos mostrar que podemos ganar una guerra nuclear) en EU, y el extremista Telegraph en GB.

EU/GB prolongan la guerra (hasta el último ucraniano), acorde con la doctrina de que a Rusia hay que volverla a poner de rodillas, armando crecientemente, en vez de favorecer un acuerdo. El gobierno americano es criticado entre otros por Kissinger argumentando se debe negociar incluso al costo de perdidas territoriales; pero Zelensky lo es por los neonazis y reclama incluso la devolución de Crimea, lo que saben hace imposible un acuerdo.

Esto a pesar de que, cambiando el objetivo de la guerra de proteger a Ucrania a destruir a Rusia, en una guerra que va a destruir es a Ucrania, EU la había forzado, junto con los poderosísimos grupos neonazis (a los cuales apoya), a retirarse de las conversaciones cuando había aceptado el status obvio de buffer neutral. Lo mismo que había sucedido en su incumplimiento del acuerdo de Minsk, una verdadera fatalidad pues en él se había diseñado una solución que hubiera evitado la guerra. Incumplimiento impuesto por esos grupos que implicó una agresión contra las poblaciones rusas del Dombas a quienes, contra el acuerdo, les prohibieron usar su idioma, bombardearon y persiguieron con el batallón Azov, además de amenazarlos con una invasión por 110.000 tropas listas en la frontera (la otra razón que forzó a Putin a invadir).

RICARDO CHICA
Consultor en desarrollo económico

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes