LUNES, 04 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Ricardo Chica

Más peligroso que Cuba 1962

Biden y su pandilla de matones deberían leer el discurso de Kennedy, que enunciaba apreciar en vez de deshumanizar a los rusos.

Ricardo Chica
POR:
Ricardo Chica

Se comenta que la situación actual es, con el escalamiento sostenido del armamento enviado por Occidente (el cual le impone a Putin crear el buffer que buscaba insistiendo en que Ucrania permaneciera neutral), tan peligrosa como esa crisis. Pero la situación es mucho más peligrosa porque ahora está en la Casa Blanca (CB) no un estadista humanista como Kennedy, sino un hegemonista desatado. Si este hubiera sido el presidente en el 62, no existiríamos; como si Kennedy fuera el presidente, ya habría llegado a un compromiso en vez de torpedear con B. Johnson el acuerdo al que ya Rusia y Ucrania habían llegado en marzo del 22 y de ni hablarle e insultar a Putin.

A pesar de las confrontaciones por el avión espía U2 y la invasión de Bahía de Cochinos y las mentiras negando la participación americana; y del incidente sobre los misiles, la buena voluntad de las partes, particularmente la aceptación por Khrushchev de que no se mencionara el retiro de los misiles americanos de Turquía (cuya presencia junto con la invasión motivó a Khrushchev a ubicar los soviéticos en Cuba) para salvarle la cara a Kennedy, salvó a la humanidad.

Y así Kennedy pudo hacer el más extraordinario planteamiento pacifista que haya hecho líder americano alguno, en su discurso en el Commencement de la American University 10/Jun/63. En él confrontó en forma valerosa las presiones de los departamentos de Estado y de Defensa para adoptar una actitud agresiva con la URSS y Cuba.

Debe recordarse que Kennedy decidió negociar contra toda la presión de su equipo (salvo A. Stevenson), incluido su hermano, McNamara y altos mandos militares (ej. el monstruoso general LeMay) que quería imponer un ataque a Cuba y a todos los países comunistas (700’ de muertos calculaban dado el supuesto imbécil de que Rusia no alcanzaría a retallar y de que los efectos de la conflagración no matarían de inanición y contaminación al resto de la humanidad); tonterías delirantes como las que guían al belicoso equipo de neocons que vienen influyendo en la CB desde Cheney /Irak; ahora, Sullivan/Nuland/Blinkey.

Cuanto bien le haría a la humanidad que Biden y su pandilla de matones leyeran el extraordinario discurso del cual estamos celebrando los 60 años, el que enunciaba principios básicos como apreciar en vez de deshumanizar a los rusos y no acorralarlos en la escogencia entre ser derrotados o atacar nuclearmente, etc.

Pero la política americana desde su sucesor y particularmente la hegemónica desde el 91 ha sido todo lo contrario, guiada por la rusofobia y la prepotencia agresiva contra la debilitada Rusia. Así la monumental concesión rusa de aceptar una Alemania unida militarizada (recordar los 28’ de muertos que le costó romperle el espinazo al monstruo nazi) ha sido respondida con traición del compromiso de no extender Otán al este, menos hasta Ucrania. Y ahora con su prolongación de la guerra USA/UK nos imponen un terrible riesgo de una conflagración nuclear.

RICARDO CHICA
Investigador Desarrollo Económico

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes