Ricardo Gaitán
Columnista

Teletrabajo

La lucha sostenida para sobrevivir a este periodo turbulento tendrá repercusiones en el corto plazo.

Ricardo Gaitán
POR:
Ricardo Gaitán
junio 17 de 2020
2020-06-17 09:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c330e8d35.png

La pandemia de la covid-19, que tiene a los sistemas sanitarios en situación critica y en evidencia las desigualdades sociales que hay en el mundo, tiene también el poder de generar crisis políticas, económicas y sociales que dejarán profundas huellas, debido a los cambios producidos en el comportamiento humano, las formas de trabajo y las actitudes de consumo.

Nunca antes la humanidad ha vivido una situación simultanea de cuarentena global, y mucho menos se pensó que sería tan veloz el establecimiento de un estado de excepción transitorio, lo que forzó a más de un tercio de la humanidad al confinamiento obligatorio, situación que obligó a las empresas a adoptar otras formas de trabajo, donde la tecnología informática entró a las casas como “la solución perfecta”, para conectar al trabajador en cuarentena con sus deberes laborales.

De igual forma, la misma persona descubrió que sin moverse de casa podía aplicar esa conectividad para suplir sus necesidades de consumo, entretenimiento, capacitación, actividades sociales, servicios de entrega y clases virtuales para sus hijos.

En Colombia, como en otros países, el teletrabajo es una modalidad que se viene aplicando hace más de una década, en actividades profesionales, venta de bienes y prestación de servicios a terceros, entre otros, utilizando como soporte la tecnología, pero con la pandemia, esta modalidad de trabajo ha tomado gran importancia.

Carla Buzasi, Managing Director de WGSN sostiene que “la pandemia del coronavirus ha sido el mayor impulsor del cambio global generando muchas actitudes entre las personas. Las industrias se verán obligadas a adaptarse, ya que nos enfrentamos a una realidad que requiere, para los individuos y para las empresas, flexibilidad, resiliencia y, sobre todo, creatividad”.

Ahora que Colombia y otros países vienen suspendiendo gradualmente el confinamiento obligatorio, el distanciamiento social continuará por un tiempo más prolongado, no solo en el puesto de trabajo sino en otros lugares como restaurantes, iglesias, cines, universidades, centros deportivos, etc.

La crisis no termina con esta medida porque el problema persiste mientras no tengamos la vacuna, pero a diferencia con otras crisis del pasado, MERS-CoV (2012) y el ébola (2014), hoy disfrutamos de la conectividad digital, un recurso que no solo proporciona información y entretenimiento, sino que hemos convertido en un aliado clave para cumplir con nuestras obligaciones laborales y otros compromisos.

“Una vez que termine esta crisis, sabemos que saldremos a un mundo diferente, lo que significa que los productos y las experiencias que ahora proponemos crear tendrán que ser diferentes. En este escenario, es más importante que nunca entender qué querrá comprar la gente y cómo crear los productos adecuados”. Carla Buzasi en “Future consumer 2022”.

Más temprano que tarde la covid-19 será historia, pero la lucha que hemos sostenido para sobrevivir a este periodo turbulento tendrá repercusiones en el futuro inmediato. En lo positivo, la misma pandemia nos ha obligado a buscar otras formas de direccionar la economía en beneficio de todos para un futuro mejor, donde la tecnología es uno de los sectores claves para cerrar la brecha.

Ricardo Gaitán
ricardogaitan09@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes