Ricardo Rojas Parra

La buena hora

Ricardo Rojas Parra
POR:
Ricardo Rojas Parra
septiembre 30 de 2012
2012-09-30 08:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

La economía colombiana, como en la mayoría de los países de la región, pasa por un buen momento en medio de una de las más fuertes y caóticas crisis financieras internacionales.

La disciplina fiscal de los últimos años llevó a que Latinoamérica enfrentara la actual coyuntura con niveles de ahorro y estabilidad tales, que indicadores de endeudamiento y crecimiento no se han visto tan afectados, como en el caso de la ‘mala hora’ que viven algunas economías avanzadas, Europa y EE. UU.

Si bien la fortaleza en la disciplina fiscal ha ayudado a esta ‘buena hora’ de la economía nuestra, también es cierto que el orden en el sistema financiero se constituye en una variable estratégica al momento de enfrentar los malos tiempos.

De acuerdo con Anif, en plena turbulencia económica mundial, el sistema financiero nacional mejoró su rumbo de calificación de riesgo.

Este avance en el calificativo otorgado por calificadoras de la industria bancaria mundial –Standar and Poor’s– se debe, en particular, a tres elementos: el buen entorno de la economía local, políticas conservadoras en el manejo del sector financiero y regulaciones en el cumplimiento de los pagos, factores que lo han llevado a un crecimiento del 6,7 por ciento, en los últimos cinco años.

El buen manejo macroeconómico, basado en el control a la política monetaria, ha permitido, en primer lugar, tener tasas de inflación estables y controladas, lo que, sin duda, es bueno para cualquier economía.

Adicionalmente, las perspectivas de crecimiento económico abonan un terreno hacia la prosperidad futura de la nación.

Según la Andi, este desarrollo económico se ha soportado, en gran medida, en el comercio exterior –variable con un significativo buen comportamiento durante el 2011, al llegar a un crecimiento del 42 por ciento, en relación con el año 2010–; el crecimiento de la Inversión Extranjera Directa, que se ha multiplicado por 10 en los últimos 10 años, y, por supuesto, en el cambio de percepción internacional del país, pasando, hacia finales de la década del 2000, de un Estado ‘fallido’ a un país de infinitas oportunidades de inversión y crecimiento.

Otro factor de gran importancia en el desarrollo del sistema financiero y su contribución a la dinámica de la economía ha sido el manejo conservador del crédito y la cartera. En el 2011, el crédito aumentó en un 22 por ciento, mientras que el porcentaje de la cartera vencida es considerablemente bajo.

Por otro lado, la estructura organizacional del sistema ha permitido desarrollar programas de cultura financiera concentrados en niveles de ingresos medios, lo que contribuye a procesos educativos que estimulan la bancarización de un mayor porcentaje de la población colombiana.

Adicionalmente, este tipo de políticas ha ayudado a la concientización de la importancia de la estabilidad en el sistema financiero a través de una cultura de pago sana.

Son, por lo tanto, buenas las perspectivas para la economía nacional que se ofrecen desde este sector, el cual, con su dinamismo reciente, ha contribuido a la ‘buena hora’ de la economía colombiana.

Ricardo Rojas Parra

Economista - Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes