close
close
Ricardo Santamaría

Bogotá inundada de basuras

Los servicios públicos son sagrados para la gente. Y hay que sacar este tema de la puja política.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
noviembre 21 de 2022
2022-11-21 08:44 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

El deterioro y la calidad del espacio público en Bogotá se siente. Hay basura por todas partes. En las calles, debajo de los puentes, cerca de los recogedores de desechos. Es visible en muchos lugares, incluso en las rutas de acceso y salidas de la ciudad. Los parques están sucios, lo que genera miedo e inseguridad.

Prácticamente en todos los medios de comunicación del último año hay largos informes sobre la deficiente gestión de basuras en Bogotá pero no pasa nada. La situación sigue como si no tuviera responsable. Este es un llamado para que el Concejo de la Bogotá y los órganos de control tomen riendas en el asunto.

El problema se remonta años atrás cuando en 2012 el entonces alcalde, Gustavo Petro, en una serie de decisiones, cambió el modelo de recolección de basuras, sacándolo del manejo de empresas privadas que tenían esa concesión y se lo entregó a una entidad pública, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá.

Todo empeoró: Camiones viejos, rutas inadecuadas, gestión ineficiente, cero rendición de cuentas. Literalmente, Bogotá estuvo 6 meses inundada de basuras. Fue una crisis sanitaria. 10 años después todavía padecemos las consecuencias de esa decisión que en su momento nadie entendió porque se trataba de mejorar lo que había y no cambiarlo de tajo hacia un modelo de gestión pública. La medicina fue peor que la enfermedad. Y de ahí para adelante, ningún alcalde ha logrado impulsar una solución integral. El modelo actual de recolección de basuras incluye a los recicladores y eso está bien. Pero no se ha logrado generar un sistema eficiente de acción que pudiera llamarse público-privado-comunitario. Semejante ciudad como Bogotá, permanece sucia día y noche.

En este tema falta cultura ciudadana. Es necesaria una intervención del tipo de políticas que impulsó Antanas Mockus para hacer consciencia sobre el comportamiento de cada uno de nosotros sobre los desechos. No todo es responsabilidad de la administración.
Mirando hacia delante me temo que este problema no tendrá una solución rápida. Como mucho de lo que ocurre en este país, el contexto de errores e ineficiencias hace parte de una puja política entre alcaldes, lo que nos lleva al peor escenario: se echan la culpa entre todos y al final no emerge una solución.

En una concepción moderna de ciudad, la recolección de basuras hace parte no solo de temas sanitarios y medio ambientales, sino de espacio público. Nadie lleva a sus hijos a jugar a un parque inundado de desechos. Nadie quiere caminar por andenes sucios.

Nuestra alcaldesa Claudia López tiene un desafío pendiente en este tema. Para Concejo mi voto fue por Diego Laserna. Ambos podrían cooperar en este tema y lograr una coalición mayoritaria que por fin ofrezca soluciones viables y oportunas para el tema de basuras en Bogotá. Los servicios públicos son sagrados para la gente. Y hay que sacar este tema de la puja política.

Ricardo Santamaría
Analista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes