close
close
Ricardo Santamaría

Carta abierta a Humberto de la Calle

Con su liderazgo hay que hacer algo de fondo con el Congreso y esto no da espera. La estantería se nos vino encima.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
mayo 10 de 2022
2022-05-09 09:43 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

Apreciado Humberto, Voté por Usted en las elecciones de Senado y en esa condición le escribo: Como uno de sus electores buscando su atención en un tema que para mi, y quizás muchos colombianos, es crucial. El Congreso de Colombia se ha convertido en uno de las problemas más grandes, dramáticos y desalentadores.

 El último episodio en el cual aprobaron una ley abiertamente inconstitucional, la que suspendía temporalmente los efectos de la Ley de Garantías, es de no creer. Los más pesimistas dicen que están en cuestión cerca de $3,5 billones de contratos en ejecución que deben ser suspendidos con efectos retroactivos. Lo mas probable es que esos recursos y obras se pierdan.

¿Quién responde? Nadie. Un monto de recursos perdidos equivalente a casi 50 veces de lo que se perdió en el escándalo de Centros Poblados. Y si vamos para atrás no cabrían en mil columnas como esta, las veces en que el Congreso le ha fallado a los colombianos. Si nos remitimos a la pandemia, no fueron capaces de ser empáticos con millones de seres humanos que padecieron las duras y las maduras para sobrevivir con sus familias y ellos, los congresistas, no fueron capaces de tener el mas mínimo gesto como por ejemplo bajarse el sueldo. Siguieron devengando felices sin trabajar desde sus casas.

Eso, por decir lo menos, enciende la rabia de millones de colombianos. El sentimiento que a mi me embarga es el de impotencia total. A veces pienso que no hay nada que hacer. Es una perdida de legitimidad. Desde que me gradué de Ciencia Política he seguido con interés las reformas políticas desde el Gobierno de Belisario y por supuesto las de la Constituyente del 91, que fueron positivas e históricas.

Y he llegado a esta triste conclusión: el clientelismo y la corrupción son como el agua en un techo: Tapan aquí y allá pero siempre encuentra por donde meterse y aparece otra gotera.

No se me ocurren ideas salvadoras. El Congreso necesita una cirugía de corazón abierta. Por ejemplo: Reducir el Senado al 70% de sus miembros y la Cámara al 50%. Bajar salarios entre 30% y 50% y reducir personal administrativo y de apoyo a los congresistas en 30%.

Acabar con la vagabundería de las excusas médicas, a través de vistas de médicos independientes que certifiquen la dolencia y expulsar del Congreso a los que falten más de 3 sesiones en un período. En una palabra, ponerlos a trabajar en serio. Sin cuentos ni mentiras.

Y acabar con las elecciones de Contralor y Procurador por parte del Congreso, lo que se ha convertido, en ocasiones, en un engranaje más de la corrupción. Doctor De La Calle: con respeto, como Senador no solamente tiene en sus manos temas claves como la paz, sino este que es un fuente permanente de perdida de legitimidad de la democracia. El mensaje es: con su lidezgo hay que hacer algo de fondo con el Congreso y esto no da espera. La estantería se nos vino encima.

Ricardo Santamaría
Analista.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes