Ricardo Santamaría
Columnista

El nuevo mundo (I)

Son pocos los que dudan que habrá un nuevo mundo después del coronavirus. Serán cambios individuales que se convertirán en colectivos.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
marzo 30 de 2020
2020-03-30 10:45 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc348cffa7.png

Son pocos los que dudan que habrá un nuevo mundo después del coronavirus. ¿Qué tan nuevo? Depende de cada ser humano, de los aprendizajes que puedan extraer de esta etapa dura que nos tocó vivir y de los cambios que introduzcan a su vida. Acciones y no intenciones. Serán cambios individuales que se convertirán en colectivos. Y no serán todas las personas, pero sí muchas.

Aquí van, sin jerarquía, algunos de esas transformaciones que quizás ocurrirán.

El trabajo: Si las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones ya representaban una revolución en la forma de trabajar usando las redes sociales, ahora, luego de la cuarentena colectiva de miles de millones de personas, la experiencia se multiplicó y perfeccionó. Puede traer un cambio tan grande como lo fue la revolución industrial hace 250 años. Y no solo por lo obvio, la generalización del trabajo remoto y el uso de nuevas plataformas para reuniones virtuales, sino por el nacimiento de un sinnúmero de emprendimientos producto de la creatividad de la gente. Todo se hará de manera distinta.

Creo por ejemplo, que las ofertas turísticas y de sano entretenimiento se renovará completamente, como ya está ocurriendo, para cumplir las expectativas de ese nuevo ser humano, mas conectado con la naturaleza, las comunidades, la espiritualidad y la comida orgánica.

Pero lo del trabajo más amplio. Algunas profesiones y oficios estarán en alza, como todo lo relacionado con la salud, educación, medio ambiente o investigación. Y no solo para que sean mejor pagados, ya que son los héroes de la actual jornada, sino que serán campos apetecidos por los jóvenes que quieren darle un significado transcendente a sus vidas, mas allá de ganar dinero y acumular bienes. Se convertirán, junto con todo aquello que ayude a salvar el planeta, en las causas fundamentales de la humanidad.

La forma en que nos cuidamos: Nuestra dieta, el aire que respiramos, el ejercicio, la capacidad de decidir nuestros pensamientos, la meditación, la disminución del estrés. Tantas cosas prioritarias que hoy estamos recordando y dándole prioridad, porque nos dimos cuenta de que vive (y sobrevive) de mejor manera aquel que es más resistente y equilibrado física, emocional y espiritualmente.

Y no solamente por si en el futuro nos ataca otro virus el cual, mas vale, nos alcance fuertes y sanos, sino porque podremos atravesar mejor esos desafíos como seres humanos integrales e integrados. En el nuevo mundo conocernos, querernos y autocuidarnos, se convertirá en una nueva manera de vivir.

La publicidad: La manera de transmitir mensajes masivos debe cambiar. La razón es muy simple: Seremos seres humanos distintos, con una consciencia evolucionada acerca de nosotros, el prójimo, el planeta y todos los seres vivos. ¿No les ha pasado estos días viendo televisión, que muchos comerciales y programas perdieron su sentido? Nuestra actitud frente al éxito y la felicidad irá mas allá de tener bienes materiales y bonita figura. También los programas de entretenimiento basados exclusivamente en la fama y la competencia como fundamento del éxito, darán espacio a otros más equilibrados en los cuales la solidaridad, la empatía o el servicio, sean los valores protagónicos.Se acabó el espacio, sigo en la próxima.

Ricardo Santamaría
Escritor y analista

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes