Ricardo Santamaría
Columnista

Nuevos liderazgos

La nueva coyuntura demanda un liderazgo que entienda que esto no se soluciona con un nuevo proyecto de reforma tributaria...

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
mayo 10 de 2021
2021-05-10 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

Como nunca antes había sucedido en la historia de Colombia, la combinación de la pandemia, el paro y la violencia, configuran un panorama desafiante.

No saldremos de esta compleja situación con las fórmulas tradicionales de la política. Nadie podrá simplificar la realidad con el expediente de la polarización. O del clientelismo. El enfrentamiento entre izquierda y derecha no explica ni soluciona nada. Esto es, ante todo, un reto para los candidatos presidenciales que ya asoman la cabeza.

El paro que empezó como un rechazo a la reforma tributaria del gobierno se ha transformado en una larga lista de reclamos que van desde la reforma de la salud hasta la política de peajes que rechazan los camioneros.

Pero lo esencial, creo yo, es la rabia y el descontento que se palpa en las manifestaciones. Aquí lo relevante es el nuevo liderazgo que reclama esta situación.

Un liderazgo humano. Que sea capaz de conectarse con la gente. Entender lo que sucede. Porque no es solo cuestión de promesas y soluciones prácticas, que son necesarias por supuesto, sino de ponerse del lado de la gente con hechos y no palabras vacías.

Hay que liderar con el ejemplo. Un par de temas para entender la situación. ¿Que piensen las personas que pacíficamente salen a marchar de los congresistas con sus salarios altísimos, sus carros blindados, escoltas y privilegios de todo orden?

Chile fue capaz de reducir a la mitad los salarios de los parlamentarios, y también bajar significativamente el sueldo del presidente, gobernadores y ministros. Italia fue aún mas audaz y redujo en una tercera parte el numero de congresistas, con lo cual esperar ahorrar 1.000 millones de euros en una década.

Estoy seguro que si en Colombia se eliminaran en por lo menos un 70% escoltas y carros a tantos funcionarios y sus familias que no los necesitan y se reducen significativamente salarios de congresistas y funcionarios, se resolvería una parte nada despreciable de la reforma tributaria, a través del ahorro consciente en los gastos del Estado.

Pero lo más importante es la señal que se le da a los ciudadanos: la disciplina empieza por casa. Los primeros en hacer sacrificios somos nosotros, los dirigentes políticos. Pero aquí pasa lo contrario. Los salarios de estos funcionarios siguen subiendo y mantienen todos sus privilegios.

Llegamos a un punto en el que para que todos rememos para el mismo lado, es indispensable que haya confianza entre los dirigentes y los ciudadanos. Hoy no la hay. Existe rabia acumulada. Los sacrificios que piden a ciudadanos y empresarios para que paguen mas impuestos, no tienen contraparte en congresistas y funcionarios que no ceden un milímetro. Así es muy difícil avanzar en acuerdos y soluciones.

La nueva coyuntura demanda un liderazgo que entienda que esto no se soluciona con un nuevo proyecto de reforma tributaria. Que hay que saber valorar el descontento de tanto ciudadano, interpretarlo y darle un tratamiento apropiado. Un liderazgo que no sea solo de hacer sino de ser.

Ricardo Santamaría
Analista y escritor
risasa1960@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes