close
close
Ricardo Santamaría

Paz y narcotráfico (II)

El punto es si Colombia para cambiar de política contra las drogas tiene que esperar años para que ocurra ese acuerdo internacional.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
agosto 08 de 2022
2022-08-08 08:35 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

Por primera vez un Presidente de Colombia en ejercicio -no un expresidente- e iniciando su mandato, habla claro y directo del fracaso de la guerra contra las drogas ilícitas y de la necesidad de cambiar de política.

Esto dijo Petro ayer: “Claro que la paz es posible si se cambia, por ejemplo, la política contra las drogas, vista como una guerra por una política de prevención fuerte del consumo en las sociedades desarrolladas. Es hora de una nueva Convención Internacional que acepte que la guerra contra las drogas ha fracasado, que, ha dejado un millón de latinoamericanos asesinados, durante estos 40 años, y que deja 70.000 norteamericanos muertos por sobredosis cada año”.

“Que la guerra contra las drogas fortaleció las mafias y debilitó los Estados. Que la guerra contra las drogas ha llevado a los Estados a cometer crímenes y ha evaporado el horizonte de la democracia. (…) Cambiemos el fracaso por un éxito que permita que Colombia y Latinoamérica puedan vivir en paz”.

Hasta aquí el Presidente. No mencionó las palabras regulación o legalización de las drogas, pero es claro que a esto se refiere. Ese es el cambio requerido. Y lo más importante: relacionó paz y narcotráfico. La conexión es directa. Mientras exista la prohibición, esto es, mientras se mantenga la guerra contra las drogas ilícitas, el narcotráfico existirá de una forma u otra. Desaparece un capo y surgen tres. Acaban con un cartel y emerge otro. En un país u otro. Y mientras exista el narcotráfico con las inmensas ganancias para los grupos criminales, habrá conflicto.

En cincuenta años de conflicto en Colombia, el narcotráfico ha financiado todos los grupos criminales de cualquier denominación, con ideología o sin ella.

Petro dice que es hora de adoptar una nueva Convención Internacional para manejar el tema de las drogas. Se refiere a reemplazar tres documentos. “La Convención de la ONU contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicoactivas” de 1988, que es el tercer tratado internacional sobre la materia, todos los cuales conforman el marco legal internacional de la llamada guerra contra las drogas. Hay dos Convenciones anteriores de 1961 y 1971 y los tres son el marco global de medidas represivas de toda la cadena de producción de marihuana, cocaína y heroína, además de su posesión y tráfico.

Los tratados están firmados por 191 países, que son prácticamente todos los miembros de la ONU. Y eso es lo que hay que cambiar si se quiere una política global distinta. En el caso de la marihuana, la realidad ha superado estos tratados ya que en medio planeta es legal la dosis personal recreativa y en todo el mundo el cannabis medicinal es un negocio en auge.

El punto es si Colombia para cambiar de política contra las drogas tiene que esperar años para que ocurra ese acuerdo internacional o puede hacerlo en solitario. Si se puede. Hay opciones. El debate esta abierto.

Ricardo Santamaria
Analista.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes