Ricardo Santamaría
Columnista

Si, legalizar

¿Reglamentar apenas su uso medicinal y ancestral? ¿No hacer nada y seguir con la guerra sin cuartel contra el narcotráfico?

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
septiembre 13 de 2021
2021-09-13 10:31 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

Empezó la campaña política y es hora de hablar de propuestas concretas. ¿Qué hacer con el problema de las drogas ilícitas en Colombia? Legalizar o no legalizar. ¿Reglamentar apenas su uso medicinal y ancestral? ¿No hacer nada y seguir con la guerra sin cuartel contra el narcotráfico?

Empecemos con los hechos. Primero, es reconocido por todos que hoy, 50 años después que desde la Administración Nixon en los Estados Unidos, le declarara la guerra contra las drogas, estamos ante un fracaso de esta política a nivel mundial. Desde donde se mire, hoy hay más narcos, más violencia, más consumo y más tráfico de estas drogas y sustancias.

En 2017, Giorgio Giacomelli, para entonces Director del Programa de la ONU para la Fiscalización de las Drogas, afirmó que el narcotráfico era el negocio ilegal más lucrativo del mundo. Estimaba sus ganancias en 500.000 millones de dólares al año. Pero lo verdaderamente relevante de semejante cifra, es que buena parte de esos recursos financian grupos armados ilegales en varios continentes. En Colombia, por igual, a lo largo de las últimas décadas, han financiado a las guerrillas y los paramilitares. La gasolina del conflicto en Colombia ha sido y es el narcotráfico que se sustenta en la prohibición.

Hoy, sin embargo, el mercado de estas drogas ilegales es diverso y ha evolucionado hacia nuevas sustancias. Según Yury Fedotov, director de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, en su informe de 2017, afirma que de los 250 millones de personas que entonces consumieron drogas ilícitas al menos una vez al año, 183 millones lo son de marihuana y 17 millones de cocaína. El resto es un mercado de opioides, anfetaminas, estimulantes, éxtasis y opiáceos que está creciendo.

No es del caso entrar en el detalle de las cifras, sino en sus consecuencias. Nunca podremos cerrar definitivamente la página del conflicto interno en Colombia, mientras siga vivo el narcotráfico y las millonarias ganancias que le deja a tantos grupos criminales. Los expresidentes César Gaviria y Juan Manuel Santos desde hace un tiempo se han apartado de la mirada tradicional del narcotráfico.

Los temas de legalización y reglamentación del mercado están a la orden del día, pero, hasta ahora, los candidatos y precandidatos a la presidencia, no han abordado el tema.

Hay que hacer un gran debate. Poner en blanco y negro las cifras, el diagnóstico para Colombia y el mundo. Las tendencias de estos mercados ilegales. En los últimos años se habla de que en Estados Unidos y Europa está aumentando el consumo de cocaína. También sabemos que los grandes responsables hoy del tráfico ilegal de la cocaína hacia Estados Unidos son los carteles mexicanos, pero que Colombia, lamentablemente, sigue siendo el primero en producción. Leer los informes de la ONU o la OEA sobre el tema dejan un enorme sin sabor. Falta debate y desiciones políticas para hablar en serio de despenalizar, regular, legalizar. Quitarle de las manos a los criminales los enormes recursos de este mercado ilegal. Hacer algo distinto a lo que venimos haciendo. Darle una solución razonable y efectiva a un tema que sigue siendo tabú entre políticos.

Ricardo Santamaría
Analista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes