close
close
Ricardo Santamaría

Verdad que reconcilia

En la medida en que superamos la pandemia, la paz será clave y decisiva para avanzar en la recuperación económica.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
junio 28 de 2021
2021-06-28 08:53 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

Vi completo el evento en el que hablaron el ex jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, antes conocido como ‘Timochenko’, y varias víctimas de secuestro de esta organización, entre las cuales estaba Ingrid Betancour.

Me conmovió profundamente. Unos y otros hablaron con franqueza, claridad y, en mi opinión, muchos desde el corazón. Londoño pidió perdón a nombre de las Farc por los horrores inenarrables de décadas de secuestro en Colombia e Ingrid, a nombre de las víctimas, pidió no solo que los victimarios ofrecieran el perdón, como lo hicieron ese día, sino que se comprometieran con la reparación a miles de colombianos que no solo perdieron a un ser querido, sino el sustento de sus familias y muchos de sus bienes.

Así es: La verdad reconcilia. Eventos como este promovidos por la Comisión de la Verdad y su Presidente, el padre Francisco de Roux, nos llenan de esperanza de que todavía hay espacio para la paz en Colombia.

Y lo hay a pesar de la actitud y muchas acciones del Gobierno actual y el Congreso de la República que han sido abiertamente hostiles a todo lo que signifique el cumplimiento de los Acuerdos de La Habana.

Siempre he pensado que en esto de la paz hay que ser prácticos. Nunca lo he visto como un asunto ideológico. La paz es necesaria primero como un asunto humano. No podemos seguir matándonos porque pensamos distinto. Tenemos que aprender a convivir en medio de las diferencias. Es cierto que la paz no es solo el Acuerdo, pero es un comienzo apropiado y necesario.

Segundo, todos tenemos que renunciar a la venganza por mano propia. El perdón es el camino. Como ocurrió en este evento histórico de la semana pasada. Pedir y otorgar perdón, entre víctimas y victimarios, es la puerta que abre el camino de la reconciliación. Y la verdad facilita este proceso.

La verdad es clave para las víctimas. Saber que pasó con su ser querido. Eso evidentemente no lo trae a la vida de nuevo, pero ofrece un poderoso elemento sanador en medio del dolor y la rabia. Falta, quizás, como lo dijo Ingrid, que desde las antiguas Farc hablen más desde el corazón, y como lo dijo ella que un día puedan llorar juntos, pero es un buen comienzo.

La Comisión de la Verdad es y será clave para la paz de Colombia. Han hecho un trabajo inteligente, equilibrado y valiente. Tenemos una deuda de gratitud con esta institución que entregará su informe final al finalizar este año.

Pero por lo que hemos visto, en eventos como este, en donde se miran a la cara victimas y victimarios en uno de los temas más sensibles y dolorosos del conflicto como lo es el secuestro, ya su labor reconciliadora está en marcha.

Ojalá el Gobierno y el presidente Duque tuvieran la sensibilidad humana para valorar en toda su magnitud este trabajo de la Comisión de la Verdad. Las generaciones futuras se lo agradecerán.

En la medida en que superamos la pandemia, la paz será clave y decisiva para avanzar en la recuperación económica. Si no hay paz, no hay desarrollo pleno.

RICARDO SANTAMARÍA
Analista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes