Ricardo Santamaría
columnista 

Votar por el centro

Los que representan los extremos de la polarización nacional quieren que todo siga así. Los votantes tienen que elegir un bando o el otro.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
agosto 01 de 2019
2019-08-01 10:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc348cffa7.png

El otro día le escuché a Sergio Fajardo algo que me llamó la atención. Un periodista que le hacía una entrevista, lo cuestionaba por ser un tibio en política y él, en un gesto espontáneo, le acercó la mano y le dijo: “Tóqueme, todos somos tibios”. Y continuó: “¿Por qué todo tiene que ser Uribe o Petro?”.

Creo que tiene toda la razón. Los que representan los extremos de la polarización nacional quieren que todo siga así. Los votantes tienen que elegir un bando o el otro. El que no está conmigo, está contra mí. Es un discurso ideológico sin matices. Radical.

Esa es su estrategia para continuar dominando la escena política. Asustar a los votantes con todos los males que nos caerán encima si no hacemos lo que una persona o un partido diga. O si gana el adversario. El miedo como mensaje político o estrategia electoral. El miedo como herramienta esencial de movilización de los votantes.

Pero hay otro camino: El de la esperanza. El de las oportunidades que hoy se nos abren como país. El de fijarnos como norte el progreso sin importar la ideología. El de perdonar, cambiar el presente y permitir un futuro nuevo para Colombia distinto del de continuar gritándonos y matándonos.

Y en esta perspectiva, todas las opciones están en el medio. En el centro es donde se puede trabajar por encontrar puntos comunes y dedicarnos a sacar adelante a Colombia. No se trata solamente de que los triunfos deportivos nos unan como país. Lo hacen por supuesto y de que manera. Pero son momentos y lo que necesitamos es un proceso sostenible.

Darnos cuenta como ciudadanos de esta realidad puede cambiar el escenario electoral de octubre de este año, donde se elegirán alcaldes, gobernadores, concejales y diputados. Hay muchos y buenos candidatos que empiezan a darse a conocer de distintos partidos y tendencias. Y por supuesto, también están los bacalaos de siempre, los dueños de la politiquería y el clientelismo que no ven la política como un servicio sino como un negocio.

Como nunca tenemos la oportunidad de ejercer un voto libre, informado, consciente. A través de las redes sociales los podemos conocer a todos. Ya no se necesita que estén en los grandes medios de comunicación que apenas siguen a unos pocos.

Esta es mi propuesta. Que estas elecciones sean un plebiscito que le diga NO a la polarización. A esa estrategia del miedo que nos hace creer que el centro es tibio, que no asume posiciones, que no tiene propuestas. Cuando en realidad es lo contrario.

Tibio es bueno, conveniente, oportuno, abre un universo infinito para la creación y las soluciones.

La paz de Colombia no son los acuerdos con la guerrilla. Estos acuerdos son claves, pero apenas son el punto de partida para empezar a vivir distinto como sociedad. Uribe y Petro también se pueden sumar al centro, porque el centro no excluye. Igualmente los necesitamos, son importantes. Lo tibio es amigable, compasivo, generoso. El centro no quiere tener la razón sino sumar para progresar. Desde el centro todos podemos construir.

Ricardo Santamaría
Analista
risasa1960@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes