close
close
Ricardo Villaveces P.

Pesos y contrapesos

Debemos tomar conciencia de los riesgos que tenemos con quienes pretenden hacer política con posiciones extremas y argumentos populistas.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
enero 17 de 2021
2021-01-17 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Los hechos de la semana pasada en la ciudad de Washington podrían ser vistos como el resultado de un narcisista desequilibrado que se niega a entregar el poder que recibió de manera sorpresiva hasta para el mismo, como lo dicen muchos de quienes estuvieron en su campaña en 2016.

Trump veía su candidatura como una estrategia de mercadeo para su marca y sin estar preparado ni el ni su equipo para gobernar resultó elegido para tan crucial posición. A pesar del caos que creó después de haber perdido las elecciones en noviembre, el sistema de pesos y contrapesos, clave en el sistema norteamericano, actuó: los jueces rechazaron las decenas de demandas sin fundamento y el Congreso, pese a lo sucedido, terminó confirmando a Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos.

El episodio, sin embargo, mostró las grandes debilidades que tienen las normas vigentes por lo ambiguas, o por que se concibieron para situaciones muy diferentes. Un vicepresidente que hubiera pretendido desconocer los resultados, o un congreso con mayoría en ambas cámaras que estén de acuerdo con esas interpretaciones acomodaticias que pretendió Trump tendría el país al borde del caos.

Lo ocurrido hizo evidente que el problema es mucho mas de fondo. Libros como “Por que mueren las democracias” de Levitsky y Ziblatt de 2016 adquiere total actualidad y permite apreciar como Trump fue muy efectivo a lo largo de su mandato en usar herramientas ya inventadas por el populismo y movimientos de corte fascista que se han usado en muchas ocasiones con resultados desastrosos.

La manipulación de los instrumentos de la democracia, como bien lo analizan ellos, fue determinante en el ascenso al poder de personajes como Hitler, Mussolini o Chávez y ponen de presente como cada vez son menos los golpes de estado tradicionales liderados por algún militar y, en cambio, son personajes que llegan por medio del voto quienes, una vez en el poder, cometen todo tipo de tropelías. Duterte, Fujimori, Erdogan, Orban son otros ejemplos del fenómeno.

Una vez elegidos la receta también está inventada. Generar miedo, crear enemigos externos, denigrar de los medios y generar desconfianza en ellos, pretender interpretar “al pueblo” con fórmulas como las que aquí se han tratado de usar de acudir al “estado de opinión” etc.

En el caso de Trump, además, un uso muy efectivo de las redes sociales y de las distorsiones que ellas han generado, como la segmentación de la comunicación, donde cada quien solo oye lo que quiere oír y ya no tiene que someterse a lo que publicaban los medios tradicionales. Lo grave entonces es que son millones y millones los que han creado sus realidades alternativas y son terreno abonado para el mismo Trump, o para alguien que sepa aprovechar el momento, para seguir erosionando al sistema político del país que ha sido el punto de referencia de la democracia.

De estos males no estamos exentos en Colombia y más que nunca debemos tomar conciencia de los riesgos que tenemos con quienes pretenden hacer política con posiciones extremas con argumentos populistas. Por ahí se comienza.

Ricardo Villaveces Pardo
Consultor privado
rvillavecesp@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes