Ricardo Villaveces P.
Columnista

Asunto de urgencia

Hay planes, hay simulacros, hay organización, pero no hay vacunas.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
enero 31 de 2021
2021-01-31 05:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Ser inteligentes a posteriori sobre lo que se debería haber hecho o haber dejado de hacer es fácil. Lo difícil es tomar las decisiones acertadas y ejecutarlas de manera adecuada.

El reto del Covid daría para muchas horas de análisis y discusión sobre qué se ha hecho bien y qué se ha hecho mal, pero hay que mirar es al futuro.

Aprendiendo sobre la marcha los gobiernos han hecho lo que han podido para frenar el crecimiento de la pandemia y para atenuar los impactos económicos, sociales y emocionales y de toda índole originados en la emergencia. Seguramente falta mucho por hacer, pero se ha hecho bastante.

Desafortunadamente, el hecho concreto es que hoy nuestra situación está lejos de ser la adecuada. Los números no son buenos y para no llenar estas líneas de datos solo basta hacer referencia al seguimiento diario que hace el New York Times al comportamiento por país en los últimos siete días para ver que estamos entre los países que tiene alto número de contagios y donde la epidemia sigue subiendo.

Ya hemos visto los peligrosos límites a que nos hemos acercado en relación con la disponibilidad de UCIs en ciudades como Bogotá, Cali o Medellín y como el verdadero cuello de botella, a estas alturas, más que las camas y equipos es la falta de personal calificado que pueda atender la emergencia.

Los médicos y todo el personal de la salud son los verdaderos héroes y quienes merecen toda la atención que requieran. Es muy lamentable ver cuántos de ellos han sido víctimas del virus y cómo se afecta la disponibilidad de atención de pacientes por los aislamientos a que muchos de ellos deben someterse.

Aunque según parece estamos llegando al pico de la segunda ola el número absoluto de pacientes ha crecido mucho más que los recursos humanos y técnicos requeridos. Una campaña exitosa de vacunación es entonces imprescindible y aquí estamos frente a otro gran problema.

Hay planes, hay simulacros, hay organización, pero no hay vacunas. Por que estamos en esas no es el tema de esta columna, pero la realidad es que hoy más de 80 millones de personas han sido vacunadas en el mundo y en países como Ecuador y Panamá, por solo mencionar unos vecinos, el proceso ya empezó.

Es evidente que contar con todas las vacunas que se requieren va a tomar tiempo y todo indica que los cronogramas anunciados no se van a poder cumplir, pero hay que tomar medidas de emergencia para, por lo menos y en un plazo muy corto, poder vacunar al personal de salud y, ojalá, a algunos de los grupos más vulnerables. Una gestión diplomática y comercial de alto nivel en algunos de los países que cuentan con vacunas debería hacer posible atender a esos grupos rápidamente.

Hay que evaluar la posibilidad de que el sector privado se convierta en proveedor. El tema tiene pros y contras, pero si las otras opciones están tan demoradas (el Economist dice que Colombia será vacunada masivamente hasta 2022) es necesario tener nuevas salidas

Ricardo Villaveces P.
Consultor privado.
rvillavecesp@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes