close
close
Ricardo Villaveces P.

Déjà vu

Se sigue mirando al país con la perspectiva tradicional, como si el mundo no evolucionara.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
enero 30 de 2022
2022-01-30 08:09 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Recientemente, reconocidos economistas conversaban sobre: Apertura Económica, Crecimiento y Exportaciones, a partir de resultados que recogen años de trabajo y estudio. La sensación que me quedó, sin embargo, fue la del llamado DéjàVu o sea esa impresión de haber vivido en el pasado el mismo momento.

Las preguntas y los argumentos eran los mismos de hace treinta años cuando se vivía el auge de apertura. Que si protección o no, que si medidas arancelarias o no arancelarias. Y no es muy distinto el discurso de los precandidatos.

Se sigue mirando al país con la perspectiva tradicional, como si el mundo no evolucionara. Claro qué hay que pensar en opciones para el sector rural, pero esto es más que política comercial y todas requieren tiempo. Y en manufactura poco se oye acerca de temas nuevos como el llamado nearshoring, que debería permitir la reubicación en Colombia de empresas internacionales que están sufriendo los problemas en sus cadenas de suministro por cuenta de su dependencia de orígenes muy lejanos.

En la economía de servicios hay oportunidades más cercanas. Es hora, también, de mirar las posibilidades de Colombia frente a la llamada Cuarta Revolución Industrial. No hay que hacer grandes esfuerzos para ver que es mucho lo que se puede lograr en este campo y en plazos relativamente cortos. La pandemia impulsó el proceso de Transformación Digital de una manera que nadie lo había imaginado y ha abierto un campo inmenso para quienes tienen conocimientos en el área de la tecnología.

Ingenieros, desarrolladores, programadores, expertos en analítica, entre otros, está siendo altamente demandados. La capacitación se está logrando no solo con educación formal, sino que hay acceso a infinidad de fuentes de información y formación, que son las mismas de cualquier otra persona con características similares en el resto del mundo. Mas interesante aún, entran a formar parte de un mercado globalizado.

Es emocionante ver que personas que están adquiriendo competencias en estos campos y viven en ciudades como Manizalez, Popayán, Pasto etc. no solo están siendo contratadas para trabajar con empresas en Bogotá, Medellín o Cali, sino en empresas del exterior. Los ingresos para muchas de estas personas ya se reciben o se valoran es en dólares y quien tenga dominio del inglés ve crecer sus posibilidades de manera exponencial.

Empresas como los llamados Unicornios eran impensables en Colombia. Hoy vemos que ya existen y vienen más. El acceso a los conocimientos en estos campos es muy amplio y se puede lograr desde cualquier parte. Hay es que impulsar temas como el del inglés y ofrecer una buena conectividad. La creciente demanda hace lo demás. El trabajo formal y el espacio para el emprendimiento puede crecer mucho, con un impacto significativo y temprano en crecimiento, empleo y generación de divisas. El mundo de hoy es más que agricultura y manufactura.

RICARDO VILLAVECES
Consultor privado.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes