close
close
Ricardo Villaveces P.

Eso sólo pasa en Colombia

La estrategia de las tres P, llama Naim, a esa combinación de Populismo, Posverdad y Polarización que ha servido a varios políticos.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
febrero 27 de 2022
2022-02-27 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Esta es una frase que se oye con frecuencia y en esta confusa campaña electoral es común pensar que somos un caso muy particular. Resulta que no somos tan especiales. En un interesante libro lanzado hace pocas semanas, titulado La Revancha de los Poderosos, Moises Naim hace un sólido diagnóstico sobre lo que viene ocurriendo con los sistemas democráticos en muchos lugares y cómo estas tendencias no son tan recientes, sino que desde los años setenta del siglo pasado comenzaron a aflorar.

La estrategia de las tres P, llama Naim, a esa combinación de Populismo, Posverdad y Polarización que ha servido a varios políticos que, con el disfraz de la antipolítica, se han venido tomando el poder en diversos países utilizando las reglas de juego del sistema democrático, en especial las elecciones, para luego penetrar el sistema y apoderarse de el.

El punto de quiebre parece haberlo marcado Berlusconi en Italia y luego son innumerables los casos en que, por esta vía, nuevos autócratas y en distintas formas, definen los destinos de sus pueblos.

Chávez, sin duda, pero también Orban en Hungría, Erdogan en Turquia, Trump, Bolsonaro, Ortega, Putin etc. etc., han llegado al poder por la vía electoral y, una vez posesionados, han ido penetrando las otras ramas y órganos del poder, cambiando en algunos casos constituciones, prolongando los períodos, apoltronando jueces de bolsillo y mucho más. No siempre lo logran, como le ocurrió a Trump (hasta ahora), pero otros ya están pensando no solo en perpetuarse en el poder sino en expandir las fronteras de su influencia, como ocurre con Putin.

El discurso más frecuente es el del rechazo a los políticos y a los medios de comunicación cuando, paradójicamente, es política lo que hacen con un uso intenso de esos medios. Con afirmaciones sin sustento y en muchos casos mentirosas (Posverdad) y ofreciendo imposibles, como derrotar de un tajo la corrupción (‘quitándoles la chequera a los corruptos’), o logrando la transformación energética al suspender abruptamente la exploración sin medir sus consecuencias (Populismo) logran ganar la atención.

El otro elemento de la estrategia, la Polarización, les ayuda de manera muy efectiva en el logro de sus objetivos. Denigrar del pasado, acusar de todos los males a los antecesores, con una mirada en blanco y negro y de solo buenos y malos logran despertar emociones y pasiones. Las que mejor les funcionan: el odio y el miedo. Con esto más que seguidores políticos consiguen fanáticos de este espectáculo de una política degradada. Poco les importan las propuestas o las consecuencias de las mismas. Solo siguen ciegamente a los que más parecen ídolos de su espectáculo.

Son muchos los indicios en varios de los candidatos de estar siguiendo esta fórmula de las tres P. Estamos a tiempo para evitar que Colombia sea otra víctima de esta corriente.

RICARDO VILLAVECES
Consultor privado.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes