Ricardo Villaveces P.
Columnista

La ley de la selva

El gobierno puede hacer mucho también ayudando a que se le de a la seguridad ciudadana y en el campo la importancia que merece.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
marzo 28 de 2021
2021-03-28 06:33 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Hace cinco años planteábamos la importancia que tenía que el gobierno que se iba a elegir en 2016 tuviera éxito en lograr la unidad del país, impulsar la economía, reducir la inequidad, aumentar el empleo, aprovechar el buen momento que internacionalmente le daba a Colombia haber firmado los acuerdos de paz. En fin, lograr lo que todos quisiéramos: un país próspero y en paz.

A estas alturas el escenario es bien preocupante. Es cierto que se han presentado de manera simultánea, y a todos los niveles, algunos de los retos más complejos que se hayan tenido en muchos años, pero también es cierto que se han cometido equivocaciones. Es indudable que la pandemia trastocó todos los planes y prioridades.

En este confuso escenario se acercan las elecciones y es muy importante que se responda a las angustias de los ciudadanos si no se quiere tener un panorama aún más convulso durante ese proceso que se puede convertir en caldo de cultivo para un populismo cada vez más irresponsable.

Una muy reciente encuesta de Yanhass (marzo 22/21) registra cómo la delincuencia y la inseguridad se perciben como los problemas que más afectan a las personas y a las familias en todos los segmentos (edad, género, estrato, región y hasta partido político).

En alguna medida esto puede explicarse por fenómenos asociados a la pandemia, pero esto no puede ser justificación para que siga creciendo y lleve incluso a propuestas tan fuera de lugar como las de promover el armamentismo de los ciudadanos como solución.

Puede ser cierto que la frecuencia de algunos delitos haya disminuido, pero como bien lo dicen los mismos alcaldes, la percepción de inseguridad (muy fundamentada en hechos concretos en muchos casos) es lo que causa la angustia y la insatisfacción que, en últimas, termina en fenómenos de violencia como los que se han visto en las protestas, o, incluso, en los intentos de linchamiento que se han registrado. Y que decir del resurgimiento de la inseguridad en las zonas rurales con invasiones, robos e incluso secuestros.

El tema es, en primer lugar, de los alcaldes, pero el gobierno nacional puede hacer mucho también ayudando a que se le de a la seguridad ciudadana y en el campo la importancia que merece y, en algunos casos, los fondos que se requieren.

Es cierto que son demasiados los problemas que se enfrentan y las limitaciones existentes, pero hay prioridades y, lo que no puede ser aceptable, es que la pasividad de los gobernantes nos lleve a que la ley de la selva sea la que impere.


Ricardo Villaveces P.
Consultor privado
rvillavecesp@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes