Ricardo Villaveces P.
Columnista

Prioridades ante todo

Las votaciones mostraron que hay en el país una inconformidad no solo con el gobierno saliente, sino con lo que llamaba Álvaro Gómez el régimen.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
junio 24 de 2018
2018-06-24 08:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Pasaron las elecciones y se llevaron a cabo en un ambiente de tranquilidad, como no se veía desde hace muchos años. Un desempeño impecable de la Registraduría y unos resultados claros que no dieron lugar a discusiones ni reclamos. Los retos para el nuevo mandatario son inmensos y afortunadamente ha dado señales claras sobre cómo piensa enfrentarlos.

Ante todo, buscar la unidad y la reconciliación entre los colombianos, lo que no quiere decir unanimismo, pero sí poder abordar conjuntamente algunos temas en los que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Es el caso de la corrupción, la justicia, la seguridad ciudadana, el sistema de salud, las pensiones, el cuidado del medioambiente etc.

La importante votación alcanzada y en la medida en que esté bien rodeado y con un plan de gobierno para todos, le posibilitan lograr, sin componendas, apoyo parlamentario para sacar adelante iniciativas de trascendencia en estos y otros frentes, y permite mirar con optimismo el inicio de un gobierno que tendrá tantos desafíos y solo cuatro años para lograr los resultados que se propone.

Es evidente, de otra parte, que los resultados mostraron que hay en el país una inconformidad no solo con el gobierno saliente, sino con lo que llamaba Álvaro Gómez el régimen. Por eso frente a la candidatura del partido de oposición de Santos, lo que se presentó fue oposición a la oposición del gobierno saliente y una muy importante votación que mostró un rechazo a ese establecimiento y a dirigentes como Uribe.

Esto es algo que demanda análisis y acción por parte de la Colombia que no quiere cambiar por cambiar, ni que se caiga en el populismo, sino que los errores se corrijan y se vayan haciendo ajustes adecuados y sostenibles para fortalecer un sistema que, con todas sus fallas, ha registrado importantes progresos en todos los campos.

Ese deseo de transformación se reflejó en los votos del centro en la primera vuelta, que en buena medida se repartieron para la segunda. Es innegable que fue Petro quien mostró un crecimiento relativo mayor (65% vs 37%), pero más que petrismo esto lo que refleja es un rechazo a ese país de la corrupción, de la politiquería y de la falta de sintonía con lo que de verdad sienten y demandan los ciudadanos. Y esto es un mensaje que debe llevar a la reflexión, pues muestra el descontento que existe con el estado de las cosas.

Duque tiene en la próxima legislatura el “cuarto de hora” para presentar sus proyectos de ley más importantes y abordar los temas más complejos, como es el de la reforma de la justicia. Si se desgasta en asuntos que no sean esenciales para el futuro del país, como puede ser el de la reglamentación de la JEP, la dinámica política, las elecciones de alcaldes y gobernadores del año entrante, etc., dificultarán mucho más los cambios de fondo en diversos tópicos para los que solo posee cuatro años de ejecución. Establecer prioridades debería ser pues su prioridad.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado