Ricardo Villaveces P.
Columnista

Una situación compleja

Las buenas intenciones de no acudir a la llamada “mermelada” se pueden quedar en intenciones.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
abril 25 de 2021
2021-04-25 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Es evidente que la pandemia ha producido un golpe muy fuerte en la actividad económica, a tal punto que la caída en el crecimiento del año pasado ha sido una de las mas severas de la historia y no se ven grandes cambios para este año.

El virus parece desbocado por estos días y ha obligado, de nuevo, a acudir a los cierres y restricciones y a pesar de los avances en la vacunación estamos muy lejos de llegar a la famosa inmunidad de rebaño que, presumiblemente, nos permita superar el problema sanitario.

La pandemia, de otra parte, ha llevado a un deterioro en los avances que se habían logrado en lo social, que los mas optimistas estiman en un retroceso de ocho años en la situación de los grupos más vulnerables de la población.

Los gastos adicionales que esto ha demandado ha llevado a que el endeudamiento del país esté por los lados del 65% del PIB, cifra a todas luces inconveniente pues, entre otras cosas, nos pone en serio riesgo de perder el llamado Grado de Inversión con lo cual se nos encarece el crédito externo y se reduce la posibilidad de recibir la inversión extranjera que tanto nos puede favorecer.

Es indiscutible , entonces, que el país requiere un esfuerzo grande en aumentar los ingresos fiscales y en reducir y mejorar la calidad del gasto público. Una reforma tributaria es imprescindible si no queremos un futuro de muchas mas dificultades no solo económicas sino sociales y políticas. Un país en serios problemas fiscales es un escenario deseable para agitadores y populistas, como se ve en los resultados de las últimas encuestas que favorecen a Petro.

El gobierno, desafortunadamente, ha manejado mal el proceso. Demorando su presentación, escogiendo a dedo a quien se la consultaba, desconociendo, en gran medida, a quienes van a tomar las decisiones que son los congresistas.

De otra parte, elevando las aspiraciones de lo que esperan recaudar a niveles que generan rechazo en muchos frentes y que, por lo impopular de varias propuestas, se presta para un manejo politiquero en un año electoral, en el que los congresistas están ya con la mirada puesta en las elecciones del año entrante.

La tecnocracia y la, en general, comparten la orientación de la propuesta gubernamental, pero la coyuntura política hace pensar que los resultados pueden ser muy distintos.

Las buenas intenciones de no acudir a la llamada “mermelada” se pueden quedar en intenciones y, peor, el tira y afloje de grupos de presión sumado a las dificultades para lograr mayorías en la votación puede concluir en el llamado “Frankestein tributario” que sería tan inconveniente.

Si ese fuera el escenario un gobierno serio tendría que considerar la posibilidad de retirar la reforma antes que propiciar más desbarajustes fiscales.

Ricardo Villaveces P.
Consultor privado.
rvillavecesp@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes