Ricardo Villaveces P.

Más allá de la crisis

La crisis es profunda, de unas dimensiones sin antecedentes y todavía falta para que podamos decir q

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
enero 31 de 2009
2009-01-31 01:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

 A pesar de lo incomprensible que resulta esta 'muerte anunciada' de la crisis económica mundial -que no obstante la infinidad de alarmas y de pronósticos se dejó llegar a la muy difícil situación actual- hoy tenemos que aceptar lo inevitable: la crisis es profunda, de unas dimensiones sin antecedentes y todavía falta para que podamos decir que se ha tocado fondo. Lo importante ahora es enfrentarla, tratar de entender sus implicaciones y actuar en consecuencia.

El Gobierno debe asumirla como lo que es y no con titulares de prensa, como el plan de los 50.000 millones que, a la postre, en buena medida corresponde a proyectos en ejecución y a expectativas sobre lo que va a hacer el sector privado antes que dé un verdadero plan de choque liderado por el Gobierno.

De otra parte, no podemos quedarnos en el tema de la crisis. Ésta, tarde que temprano, se superará. Mientras tanto, las grandes fuerzas conductoras de la historia seguirán operando con crisis o sin ella. A pesar de lo iluso que resulta, Colombia debe ser capaz de anticiparse a las consecuencias de muchos de estos procesos si no quiere quedar rezagada de las nuevas realidades.

Identificar esas tendencias predominantes es algo que amerita análisis y discusión, pero no es arriesgado decir que hay temas que, seguramente, estarán en la agenda mundial de los próximos años y hay otros que serán muy relevantes en el orden del día doméstico y que van a incidir en nuestro futuro. Solo a título de ilustración se podría indicar que asuntos como el del cambio climático va a ser un tema central en la agenda global de los próximos años y eso tendrá infinidad de consecuencias en las economías y en las perspectivas de muchos países y regiones.
El posible resurgimiento del multilateralismo frente al unilateralismo de la era Bush puede ser otro tema y eso tendrá implicaciones sobre Colombia, Doha, la Corte Penal Internacional y el sucesor del Protocolo de Kyoto, por solo mencionar algunos, estarán en el orden del día, y en un escenario en el que se le apostó fuerte a línea Bush surgen interrogantes sobre nuestro devenir en esos escenarios.

En lo local, por su parte, hay temas que van a tener, sin duda, implicaciones. ¿Cómo va a ser, por ejemplo, el proceso de toma de decisiones en un país que está construyendo un nuevo perfil político y en el que los partidos tradicionales son ya cosa del pasado? ¿Qué consecuencias se pueden anticipar del reacomodo económico que se puede prever con un papel cada vez más trascendental de la costa norte colombiana? ¿Cómo va a ser el país en el que los ingresos por regalías, por cuenta de los grandes desarrollos mineros y energéticos, van a generar situaciones de riqueza relativa completamente diferentes a las del pasado?

En fin, muchos son los interrogantes y muchos los temas por analizar. Lo que es evidente es que los retos van mucho más allá de lo que, de por sí, es complejo como es el de poder enfrentar con éxito la crisis mundial que hoy se vive; y el reto entonces es actuar con decisión y rapidez en lo inmediato y, a la vez, prever las grandes tendencias y actuar en consecuencia.

ricavip@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado