Ricardo Villaveces P.

‘We the people’

Lo que ha caracterizado a los EE. UU. es una gran polarización alrededor de múltiples temas.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
enero 29 de 2013
2013-01-29 01:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

En el original de la Constitución de los EE. UU. llama mucho la atención la forma como se destaca esa famosa expresión que la ha caracterizado a lo largo de su historia: ‘We the people’, que fue la manera en que los llamados “Padres Fundadores”, como acostumbran denominar a los creadores de esa nación, quisieron reflejar ese espíritu democrático e incluyente que caracteriza a un país conformado por inmigrantes y gentes de todos los orígenes que han configurado lo que han denominado el melting pot, símbolo del proceso de homogeneización de una sociedad conformada a partir de la diversidad. Pues bien, esa unidad que debería caracterizar a ese país se ha resquebrajado de manera grave.

En los últimos tiempos, lo que ha caracterizado a los EE. UU. es una gran polarización alrededor de múltiples temas, y lo más preocupante es que muchos de ellos reflejan diferencias no intelectuales o de ejecución, sino de creencias y maneras profundas de concebir la sociedad, con el riesgo que ese tipo de situaciones apareja de convertir esas posiciones divergentes en actitudes fundamentalistas.

Los temas son de toda índole y se ven debates sobre evolucionismo y creacionismo, se niega la evidencia científica del impacto de las acciones del hombre en el cambio climático, se les pretende negar a grupos muy grandes de población el acceso a la seguridad social con argumentos sobre la socialización del Estado, etc.

Es decir, es un país que atraviesa una época compleja y que, de seguir así, puede terminar en grandes dificultades así como por su relevancia a nivel global, el mundo terminaría pagando muchas de esas consecuencias. Un episodio reciente, el del llamado “abismo fiscal”, puso de presente la irracionalidad de estas actitudes y los problemas que pueden llegar a causar.

Por esto fue interesante el discurso de posesión de Obama en su segundo mandato, caracterizado, ante todo, por ese llamado a la acción colectiva. ‘We the people’ fue la expresión que tal vez más repitió en su intervención pretendiendo involucrar a los norteamericanos en lo que llamó “su viaje”.

Pero, por el otro lado, fue bastante claro en su intención de impulsar una agenda marcadamente liberal, en términos nortea-mericanos, de inclusión, respeto por las minorías, intervención del Estado en los asuntos de seguridad social, reconocimiento a los inmigrantes, cambio climático, de manera velada el tema intocable del armamentismo de los ciudadanos, etc.

Es decir, parece estar dispuesto a poner en marcha una agenda mucho mas afirmativa de gobierno con la cual pueda dedicarse a desarrollar su programa en lugar de enfrentar una serie de problemas impuestos por las condiciones externas, como le ocurrió en su primer mandato.

Ojalá tenga éxito, pero no va a ser tarea fácil, pues esta posición va a exacerbar las posiciones extremistas de grupos como el Tea Party, que harán hasta lo imposible por bloquear sus iniciativas. Amanecerá y veremos. Esperemos que tenga éxito en su tarea, ya que el mundo sigue dependiendo en gran medida de lo que allí ocurra y el radicalismo de algunos puede terminar siendo funesto.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado