Roberto Angulo
Columnista

Señales desde Puerto Resistencia

Un puerto puede ser el nuevo barrio en la frontera, el refugio de los excluidos y el único lugar donde dejan de serlo.

Roberto Angulo
POR:
Roberto Angulo
junio 02 de 2021
2021-06-02 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053cee28920c.png

Los siguientes fragmentos pertenecen a testimonios de jóvenes del distrito de Aguablanca o de la primera línea de Puerto Resistencia en Cali. Mi intención no es otra que usar esta columna como un amplificador de algunas señales que pueden servir para el discernimiento de las motivaciones de la protesta.

(Lea: Una propuesta posible en tiempos difíciles)

Anónimo: “Puerto Resistencia es un espacio. Más que un movimiento es un espacio donde convergen diferentes colectivos”, (La W).

(Lea: ¿Qué nos indican las cifras de pobreza 2020?)

Efraín: “Todas las personas de los barrios República de Israel, Mariano, y otros más, han podido unificarse bajo una sola bandera”, (Caracol Radio).

Lucía: “[Puerto Resistencia] es más bien de la vecindad, los vecinos diciendo qué queremos, cuáles son las demandas incluso del distrito de Aguablanca, que es una buena parte de Cali”, (Caracol Radio).

Lucía: “La vida en el barrio siempre ha valido menos y eso es así para la policía”, (Caracol Radio).

Julián: “La primera línea es de contención. Es la línea que sale a encarar a la represión, al ESMAD, a los policías y a las balas. Son unos duros, son pelaos que están dispuestos a dejar su vida ahí por mantener el sitio y porque a la demás gente no la revienten”, (Caracol Radio).

Julián: “Hay tanta solidaridad con ellos, que se empoderan del territorio y de su identidad, ya son primera línea, ya tienen sus nombres y son algo, ya representan algo, eso es muy importante”, (Caracol Radio).

Anónimo: (a la pregunta sobre qué quiere para el futuro de sus hijos): “Lo que no tengo yo en este momento que lo tengan ellos. Busqué estudiar pero no pude porque aquí en Colombia si no tienes plata no estudias”, (Euronews).

Anónimo: “Conozco las necesidades de mi comuna. Solo queremos igualdad de oportunidades educativas para nuestra comunidad, no exigimos nada más”, (Canal 2).

Joven (encadenado a un poste): “¡Qué bueno que nos enseñen una educación nueva! ¿Qué es la economía? ¿Qué es la bolsa? ¿Cómo se manejan las ramas de un gobierno? ¿De dónde sale el dinero y para dónde va?”, (Canal 2).

Lucía (a la pregunta sobre a dónde van a estudiar): “¿A dónde vamos? si acaso al Sena, pero cuando en el Sena no se puede ¿para dónde vamos? pues para la esquina”, (Caracol Radio).

Anónimo: “Se metieron con una juventud que ya no aguanta más”, (Euronews).
Lucía: ¿Qué podría perder usted cuando no ha tenido nada?, (Caracol Radio).

No pretendo terminar la columna con alguna conclusión o conjetura, lejos estoy de tener ideas definitivas o juicios de valor sobre lo que pasa en Puerto Resistencia. Pero sí quiero superponer una imagen: el puerto, además de ser el lugar donde se encuentran los barcos que se van y los que vuelven, significa también asilo, amparo o refugio.
Un puerto puede ser el nuevo barrio en la frontera, el refugio de los excluidos y el único lugar donde dejan de serlo.


Roberto Angulo
Socio fundador de Inclusión SAS.
Rangulo@inclusionsas.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes