Roberto Junguito

La agenda económica internacional de Santos

No obstante los avances, el nuevo Gobierno tiene grandes retos pendientes que pondrán a prueba esa c

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
junio 30 de 2010
2010-06-30 05:55 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

La Agenda Económica Internacional que deberá desarrollar la Administración Santos tiene dos grandes componentes: el comercial y el financiero. En ambos frentes el Presidente electo tiene amplia experiencia, quizás siendo el comercial su mayor fortaleza. Durante las décadas de los 70 e inicios de los 80, Santos se desempeñó como Representante de Colombia ante la Organización Internacional del Café en Londres, en circunstancias en que el café era el principal producto de exportación de Colombia y los precios del grano estaban determinados por los sistemas de cuotas previstos en el Convenio Internacional del Café.

Fue discípulo sobresaliente de don Arturo Gómez Jaramillo, entonces gerente de la Federación Nacional de Cafeteros y desarrolló con gran maestría la denominada Diplomacia Cafetera, que exigía contactos delicados y acuerdos con Brasil, y los países productores del África y Centroamérica, al tiempo que negociaba las cuotas de exportación con los representantes de los países consumidores encabezados por EE. UU. y Alemania.

Más tarde, durante la administración Gaviria, tuvo la responsabilidad de crear y dirigir el Ministerio de Comercio Exterior. Como jefe de esa cartera a comienzos de los noventa, Santos estructuró un ministerio ejemplar y moderno, que resultaba ser institución clave no sólo para la consolidación de las negociaciones comerciales dentro de la Comunidad Andina, sino punta de lanza para la inserción de Colombia en el mundo, en un gobierno que promovió e inició la apertura comercial, y en circunstancias donde la globalización comenzaba a predominar. Esta tarea de la apertura comercial, cabe reconocer, fue ampliada y profundizada bajo la administración Uribe con la negociación de acuerdos con varios países y regiones, el último de los cuales es el TLC con la Unión Europea.

No obstante los avances, el nuevo Gobierno tiene grandes retos pendientes que pondrán a prueba esa capacidad de negociación de nuestro mandatario. De un lado, está la aprobación y puesta en marcha del TLC con los Estados Unidos. Se dice que Santos es capaz de nadar con la misma fluidez en las aguas del Congreso de EE. UU. que en el colombiano. Otro inmenso desafío es el restablecimiento pleno de las relaciones comerciales con Venezuela, lo cual depende, en gran medida, de su habilidad personal de lograr un acercamiento con el presidente Hugo Chávez. En el ámbito latinoamericano tendrá que enfrentar la tarea de colocar a la Comunidad Andina como verdadero eje de la integración regional, tal como lo visualizaba el ex presidente Lleras Restrepo a finales de los 70, así como definir el rol que debe tener Colombia en otras iniciativas como Unasur. Por lo demás, debe continuar y profundizar la estrategia de negociación de tratados comerciales y de penetración al mercado de China iniciado por Uribe.

Los conocimientos de nuestro futuro Presidente también son destacados en el área financiera internacional. Como Ministro de Hacienda de la administración Pastrana, Santos participó en reuniones de los organismos multilaterales, desarrolló el Acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y se involucró en el financiamiento público externo con el Banco Mundial, el Banco Interamericano, la Corporación Andina de Fomento y la banca privada internacional en un momento de especial dificultad en el mercado mundial de capitales. Ahora, su reto es conseguir que las agencias calificadoras de riesgo otorguen el grado de inversión a la deuda pública colombiana. Asimismo, muy probablemente, se impondrá como metas colocar a Colombia como miembro activo de la Oecd y de la Apec y lograr una mayor influencia del país en las discusiones financieras mundiales incluyendo el G-20, del cual, desafortunadamente, no somos miembros.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado