Roberto Junguito

La economía colombiana en el siglo XIX

Economía Colombiana del Siglo XIX es un libro recomendado para quienes están interesados en la histo

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
agosto 25 de 2010
2010-08-25 02:57 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Con el patrocinio del Banco de la República y del Fondo de Cultura Económica, acaba de ser lanzada a circulación, durante la Feria del Libro, la obra titulada Economía Colombiana del Siglo XIX. Es una colección de trabajos elaborados por reconocidos economistas e historiadores colombianos y extranjeros. Según los editores, los artículos incluidos en el libro "retoman muchos de los temas que debatieron los principales autores y políticos colombianos del siglo XIX en torno a la marcha de la economía nacional".

Entre los que tratan temas macroeconómicos, se cuantifica y analiza la evolución del ingreso colombiano en el siglo XIX. El artículo sobre 'Precios y salarios' calcula las tendencias en los salarios reales urbanos en Colombia, y encuentra que, luego de un periodo de estabilidad, los sueldos registraron una disminución real entre 1887 y 1899, como resultado de la aceleración de la inflación, que se presentó en ese entonces, originada en los aumentos en la oferta monetaria al crecer la emisión de papel moneda.

En cuanto a las 'Finanzas públicas', se identifican entre los determinantes del comportamiento fiscal las guerras, la descentralización, los monopolios estatales y el manejo de la deuda pública. Frente al financiamiento externo de Colombia se explica que luego de contratar empréstitos extranjeros en la época de la independencia, prácticamente se perdió el acceso al mercado internacional de capitales por el resto del siglo y se pregunta si era sostenible la deuda pública contratada entonces.

Por su parte, en el capítulo sobre 'El sector externo' se hace un análisis del comportamiento de las exportaciones durante el siglo para establecer hipótesis y explicar las razones del 'frustrante desarrollo exportador'.

Algunos de los trabajos desarrollados en el libro tocan con los factores productivos. Entre estos, el de 'La demografía en Colombia', estima el curso más probable del tamaño de la población y su distribución espacial; 'El surgimiento de la educación' se pregunta en qué fallamos; 'La manumisión entre 1821-1851' analiza las condiciones en que se decretó la abolición total de la esclavitud en el país sin condiciones, y en 'El problema de los transportes', se discute por qué puede ser el factor explicativo más fundamental en la historia económica de la Nación.

A estos se suman un grupo de escritos sobre los problemas de la tierra. Aquel titulado 'Los conflictos de tierra, derechos de propiedad y surgimiento de la economía exportadora' argumenta que la debilidad de los derechos de propiedad explica la débil integración de la economía colombiana en los mercados mundiales. Otro sobre el tema de la desamortización discute cómo los bienes que pasaron a ser nacionales se vendieron en pública subasta y sus beneficios.

Por último, se incluye un grupo de artículos relacionados con las instituciones y su rol en el desarrollo económico. El de 'Las Constituciones y el desarrollo económico' establece la hipótesis de que la inestabilidad jurídica y política originada en los procesos de federalismo y centralismo podrían explicar la incertidumbre frente a las decisiones de inversión privada.

Otro trabajo titulado 'Élites, prosperidad y desigualdad', basado en la asignación de cargos públicos locales en Antioquia, analiza si las élites coloniales determinan la persistencia del pobre desempeño económico de nuestro país. Un último escrito sobre 'Inseguridad y desarrollo económico' durante nuestro primer siglo de vida republicana se pregunta si la inseguridad originada en la guerras civiles tuvo o no mucho que ver con el desarrollo de la economía colombiana.

En fin, es un libro recomendado para quienes están interesados en la historia económica del país, del cual pueden derivarse lecciones para la problemática actual de Colombia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado