close
close
Roberto Junguito
Columnista

El derrumbe del PIB

La aceleración del PIB dependerá de reformas estructurales que estimulen la productividad. 

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
agosto 19 de 2020
2020-08-19 10:39 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

El tema de esta columna es el derrumbe del Producto Interno Bruto PIB. Según el Dane, en el segundo trimestre del año 2020 la economía colombiana decreció 15,7%. Las actividades que más contribuyeron a esta caída fueron el comercio al por mayor y al por menor, la reparación de vehículos; el transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de comida que decrecieron 34,3%; la industria manufacturera 25,4%; la construcción 31,7% y la explotación de minas y canteras que cayó un 21,5%. Entre los sectores que registraron un ligero crecimiento positivo figura la agricultura y las actividades financieras. Desde la óptica de la demanda, el gasto en consumo final decrece 12,5%, la formación bruta de capital 32,2%, las exportaciones 27,4% y las importaciones 28,8%.

En el informe del Dane se reseña que la caída de la actividad económica en el segundo trimestre estuvo en línea e inclusive fue ligeramente inferior a las proyecciones que había hecho el Banco de Colombia (16,1%), Banco de la República (16,5%), Grupo Bolívar (16,5%), BBVA (16,6%), y el Ministerio de Hacienda (17,2%). Por su parte, las expectativas sobre Colombia recogidas por Bloomberg al nivel internacional pronosticaban una caída del PIB del 15,4%. Estos resultados implican que no obstante que la baja de la actividad económica en el segundo trimestre ha sido la mayor registrada en la historia, esta estuvo en línea con lo previsto por los especialistas. En el contexto internacional la caída del 15,7% de Colombia fue ligeramente superior a la registrada en el promedio de la Unión Europea (-14,4%) y en Chile (-14.1%) e inferior a lo sucedido en países como España, Francia, Italia y Portugal y México. De otro lado, entre los países de mejor comportamiento está China que registró crecimiento positivo en el segundo trimestre y otros asiáticos como Corea, Indonesia y Hong Kong con ligeras bajas. En el caso de EE. UU. la caída fue del 9,5%.

Todo esto hace reflexionar sobre las perspectivas de crecimiento para al año completo del 2020. La proyección del Ministerio de Hacienda es una tasa negativa de crecimiento del menos 5.5%, en tanto que el Fondo Monetario proyecta un -7,8%, mientras el Banco Mundial y la Ocde estiman un rango entre -6,0% y -8%. Como lo afirman los organismos especializados, la magnitud del derrumbe anual del PIB dependerá de múltiples factores como es el control del contagio, la reincorporación de la actividad productiva y, en general, el comportamiento de la economía internacional. Para la reactivación se requerirá una reforma para restablecer la estabilidad fiscal.

En este contexto, aparece como muy oportuna la convocatoria de la denominada Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios que inició labores en estos días. Además de ello, para el más largo plazo como lo argumenta Fedesarrollo, la aceleración de la tasa de crecimiento del PIB dependerá de la adopción de un conjunto de reformas estructurales que estimulen la productividad de la economía colombiana dirigidas a fortalecer las instituciones, el mercado de capitales, la inversión en infraestructura y eliminar las barreras a la competencia, al comercio exterior y al crédito.

Roberto Junguito Bonnet
Exministro de Hacienda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes