Roberto Junguito
columnista

El desplome económico

Solo veremos tasas positivas si mitigamos la incidencia del virus, si la recesión global no es severa y si las medidas del Gobierno son efectivas.

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
abril 01 de 2020
2020-04-01 11:06 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

En día recientes se dieron a conocer importantes publicaciones que adelantan estimativos preliminares de la posible magnitud de la recaída de la actividad económica de Colombia en el año en curso.

Goldman Sachs en su en su más reciente informe Latin American Economics Analyst de marzo 27 prevé que la región entrará en una severa recesión que se origina en el acelerado deterioro de la economía mundial, las restricciones sanitarias, y las financieras imperantes, y proyecta que la tasa anual de crecimiento de América Latina en el 2020 será del -3,8%. Para Colombia, al igual que para Perú, que a su juicio serán los países de mejor comportamiento, estima un crecimiento anual de -2,5%.

El Departamento Nacional de Planeación proyecta que la economía colombiana presentará una contracción fuerte en su crecimiento para el año 2020 debido principalmente a la caída en el precio internacional del petróleo y al efecto del contagio del coronavirus. Su impacto conjunto, según dicho organismo, conllevaría a que la economía solamente logre una expansión de 0,5% en 2020. Para Anif la propagación del SARS-Cov2 está teniendo considerables efectos negativos sobre la economía global y sostiene que Colombia no es la excepción. Señala que el “frenazo en seco” que está registrando nuestra economía por el aislamiento preventivo obligatorio tendrá un impacto desfavorable sobre la demanda agregada y proyecta un crecimiento del PIB en el rango 1,8% y 2% para 2020. Sostiene que en caso de persistir la crisis de salud pública, el escenario macroeconómico del país podría ser más complejo, con una desaceleración de la tasa de crecimiento del PIB hacia el rango 0,5% y 1% anual.

Fedesarrollo argumenta que dado el confinamiento para contener la propagación de la covid-19, la actividad productiva se ha estancado, afectando principalmente al comercio de bienes y servicios, el turismo y las industrias. El confinamiento obligatorio y la pérdida de empleos, en especial en el sector informal, se traduce, a su juicio, además en un choque de demanda, en donde los hogares reducen sus niveles de consumo que se agrava con la reducción en el ingreso disponible originada en la caída en los precios del crudo. Fedesarrollo presenta un escenario optimista con tasa de crecimiento en 2020 de 2,3%, uno medio del 1,4% y uno pesimista del -0,4%.

Todos los informes reseñados en esta columna indican que el desplome de actividad económica en Colombia frente al que estaba previsto será muy significativo. Los pronósticos tienen rangos muy variados, pues mientras los centros de investigación colombianos presentan escenarios positivos en los cuales la tasa anual de crecimiento de la economía en el 2020 superaría el 2%, todos los estudios reconocen que de acelerarse la pandemia y la recaída de la economía mundial, el crecimiento de Colombia en el 2020 podría ser nulo o inclusive negativo como lo sostienen los expertos de Goldman Sachs. La lección de los informes es que solo lograremos tasas positivas si somos disciplinados y logramos amenguar la incidencia del virus, si la situación mundial no es de recesión severa de las magnitudes que se vienen pronosticando y si las medidas contra-cíclicas del Gobierno y del Banco de la República son efectivas para sostener la actividad productiva y el empleo.

Roberto Junguito
Exministro de Hacienda.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes