Roberto Junguito
columnista

Financiamiento del gobierno

Confiamos en que la experiencia colombiana sirva de guía a las autoridades económicas para definir la estrategia de financiamiento en esta crisis. 

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
abril 15 de 2020
2020-04-15 09:09 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Durante la crisis de la deuda de América Latina de los ochenta, el Banco de la República otorgó créditos directos al gobierno y a las empresas endeudadas en dólares, a la vez que del Ministerio de Hacienda y el Banco de la República desarrollaron un severo programa de ajuste estructural conjunto, que comprendió aspectos tributarios, contratación de créditos externos de organismos multilaterales y de la banca comercial internacional, todo ello dentro de un marco de monitoría por parte del Fondo Monetario que tuvo el apoyo de la Reserva Federal y el Tesoro Americano.

Durante la crisis de 1999 se establecieron acuerdos con el FMI, se gestaron empréstitos con las entidades multilaterales, y se creó el impuesto a las transacciones financieras para apoyar las corporaciones de ahorro y vivienda y las entidades cooperativas, a la vez que para enfrentar la insolvencia de entidades financieras se hizo uso del mecanismo de apoyo de Fogafín. Por su parte, el Banco de la República otorgó líneas especiales de liquidez a la banca, flexibilizó el régimen de tasa de cambio y estableció el esquema de inflación objetivo para guiar la política monetaria.

De las experiencias anteriores surgen varias lecciones: Lo primero es advertir que en situaciones de crisis ha sido usualmente necesario recurrir a Fondos de Garantías y al uso de ahorros del sector público, como lo está haciendo en la coyuntura actual el Ministerio de Hacienda con el FNG, FAE, y el Fonpet, préstamos de las entidades multilaterales, al crédito de la banca comercial internacional, así como a recursos del mercado de capitales y, en condiciones especiales, los propios préstamos directos del banco central al gobierno. Segundo, desde el punto de vista de los bancos centrales, en las crisis se han establecido apoyos de liquidez al sistema financiero, lo que también ha procedido a implementar en días recientes el Banco de la República, junto con la reducción de sus tasas de interés de intervención. Lo tercero a resaltar ha sido el esfuerzo de las autoridades para asegurar acceso a recursos del Fondo Monetario Internacional, como sería, en esta ocasión, la actual línea de crédito flexible, ya sea para fortalecimiento de las reservas internacionales o para trasladar préstamos al gobierno mediante acuerdos del Banco de la República y el Ministerio de Hacienda con dicho organismo. Una iniciativa tal hace necesaria la debida y deseable coordinación entre la política monetaria y fiscal. En cuarto lugar, cabe anotar que en las crisis ocurridas durante la segunda mitad del siglo anterior, estos mecanismos y estrategias de financiamiento al gobierno y de apoyo al sector financiero y a las empresas se adelantaron, de manera exitosa, dentro de marcos de política con el Fondo Monetario Internacional que le sirvieron bien al país.

Por último, ha sido recurrente que en las crisis o en las etapas posteriores de recuperación de la economía también ha sido necesario y conveniente abordar el tema tributario y adoptar reformas unas veces durante la crisis y en otras, durante el período inicial de recuperación, sobre lo cual ha llamado la atención el Ministro de Hacienda.

Estamos confiados que la experiencia histórica colombiana está sirviendo de guía a las autoridades económicas de Colombia para desarrollar la estrategia de financiamiento del gobierno en este momento de crisis económica causada por la pandemia del coronavirus.

Roberto Junguito
Exministro de Hacienda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes