Roberto Junguito

El financiamiento de la salud

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
agosto 01 de 2012
2012-08-01 01:07 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Este es el tema que continúa siendo el centro de debate en la agenda económica nacional. Internacionalmente, este se basa en aportes presupuestales de los gobiernos, esquemas de aseguramiento y gastos de bolsillo.

El modelo de financiación por impuestos generales y prestación de servicios por parte del Estado es común en Europa continental. También, son utilizados los esquemas de aseguramiento que se financian mediante contribuciones individuales.

En EE. UU., la protección frente a riesgos de la salud se adelanta principalmente a través de recursos privados.

Los modelos mixtos de apoyo estatal y aseguramiento son los más utilizados en el mundo.

Mientras en los países emergentes la atención se ha centrado en extender la cobertura de manera altamente subsidiada a los grupos menos favorecidos de la sociedad, en los más avanzados, el debate gira alrededor de la eficiencia en la provisión de los servicios y la escogencia del modelo que parece más adecuado.

En Colombia, los servicios del POS contributivo se financian con impuestos a la nómina y los del POS subsidiado con el Sistema General de Participaciones, aportes del presupuesto, transferencias del régimen contributivo y recursos de entidades territoriales.

No obstante, a raíz de la decisión de la Corte Constitucional (Sentencia C-760) que ordenó unificar los servicios, se incrementaron los costos fiscales.

Para resolver el problema se autorizó usar los excedentes financieros de la Subcuenta de Eventos Catastróficos y Accidentes de Tránsito (Ecat) del Fondo de Solidaridad y Garantía para el financiamiento de atención a los afiliados.

De otro lado, se elevó la tarifa del IVA a la cerveza y los juegos de suerte y azar al 16 por ciento, y se introdujeron modificaciones a los impuestos de tabaco, cigarrillos y licores.

Estas soluciones resolvieron transitoriamente la restricción financiera, pero se deben tomar medidas adicionales, ya que se augura el resurgimiento de la presión de recursos en el futuro.

El desequilibrio financiero del régimen contributivo está originado principalmente en el aumento de los costos del servicio del No POS, la evasión y elusión, el moderado crecimiento de las primas y en factores relacionados con la eficiencia en la prestación de servicios e inversión de los portafolios.

Las restricciones de recursos se podrían reducir formalizando la economía, exigiendo que quienes tengan capacidad de pago pasen a contribuir en este régimen.

Asimismo, debe estimularse el aseguramiento voluntario por parte de la medicina prepagada y las pólizas de seguros de salud. Se ha encontrado que, quienes acceden a pólizas voluntarias ahorran recursos al sistema, dado que en caso de requerir servicios médicos, usan en menor medida los servicios del POS contributivo.

En síntesis, y debido a los avances significativos en los últimos años en el sistema de salud, coincidimos con el Gobierno en que no se trata de acabar el sistema actual y volver al régimen anterior, sino centrar todos los esfuerzos para que los colombianos tengan mejor servicio, y en ser eficientes y transparentes en el manejo de los recursos públicos. Igualmente, en considerar que un sistema público en el que el Estado sea el único administrador, pagador, regulador y ente rector, no parece una buena alternativa.

Se requiere solucionar el problema financiero del régimen subsidiado y mejorar las características del aseguramiento del contributivo, y así como estimular los planes voluntarios de salud.

Roberto Junguito

Presidente de Fasecolda

rjunguito@fasecolda.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado