Roberto Junguito
columnista

Impacto de la política fiscal

Los resultados del estudio desvirtúan las críticas que se han escuchado por parte de quienes lideran las protestas. 

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
marzo 18 de 2020
2020-03-18 10:21 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Un excelente estudio reciente del Banco Mundial titulado El Impacto Redistributivo de los Impuestos y Gastos en Colombia de marzo del 2020 aborda el tema de la incidencia redistributiva de la política fiscal en Colombia. Comienza por destacar que Colombia ha reducido la pobreza extrema en los últimos diez y seis años a la mitad, al pasar del 17.7% en el 2002 al 7.2% en el 2018 y la pobreza moderada en 22 puntos porcentuales alcanzando la tasa del 27% en el 2018, lo que implica que se redujo el número de personas clasificadas como pobres de aproximadamente 20 millones en el 2002 a 13.1 millones en el 2018. 

Estas mejoras en las condiciones de pobreza señala el estudio no solo se observaron en lo que se considera la pobreza monetaria, sino también en lo que se clasifica como pobreza multidimensional, en la cual Colombia logró comprimir su incidencia de un 49 por ciento en el 2003 al 19.6% en el 2018. Es decir, que ha conseguido de más de cuatro millones de colombianos hayan podido superar la barrera de lo que se clasifica como la pobreza multi-dimensional.

¿Cómo se han podido lograr este éxito? Los resultados del trabajo indican que el efecto combinado de los impuestos y del gasto social en Colombia contribuye a la reducción de la pobreza, así como el índice GINI de desigualdad. Encuentran que los impuestos directos y las transferencias públicas tienen un impacto progresivo y contribuyen a reducir la pobreza, en tanto que los impuestos indirectos son regresivos y contribuyen a incrementar la desigualdad. De igual manera, corroboran que las transferencias en especie dirigidas a los servicios de educación y salud son progresivas y contribuyen a la reducción de la desigualdad.

En el artículo se destaca que, no obstante el progreso del país en le reducción de la pobreza, al nivel nacional, permanecen grandes disparidades al nivel regional. Resalta que, por ejemplo, en el 2018 la pobreza extrema en las zonas rurales era tres veces mayor a la de las zonas urbanas y el indicador de pobreza clasificada como moderada un 48% superior en las zonas rurales. En adición, encuentra que doce de diez y seis departamentos que registraban tasas de pobreza mayores que el promedio nacional en el 2002 se alejaron del promedio en el 2018 o sea que registraron avances mucho menores que el resto del país. Esta situación, a juicio del Banco Mundial, señala que la prioridad del desarrollo económico del país debe estar orientado a mejorar el balance del desarrollo regional, dándole mucho más apoyo a los territorios menos avanzados. Los resultados del trabajo también sugieren que el efecto combinado de los impuestos y el gasto social en Colombia contribuye a la reducción de la pobreza y la desigualdad inclusive en una proporción mayor de que se logra en otros países América Latina como Chile, Ecuador y México. Con todo, aunque encuentran que no obstante el progreso registrado, Colombia sigue siendo uno los países con más desigualdad en la región. Los resultados del estudio desvirtúan las críticas que se han escuchado por parte de quienes lideran las protestas en el sentido que poco o nada se ha logrado en la lucha contra la pobreza y la desigualdad.

Roberto Junguito
Exministro de Hacienda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes