Roberto Junguito
columnista

La polarización económica

En el ámbito de la economía se puede afirmar que hay un relativo consenso sobre su manejo y que en Colombia la polarización económica es menor.

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
mayo 28 de 2019
2019-05-28 09:13 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

A diferencia de lo que viene sucediendo en el entorno político, donde se argumenta que el principal problema del país es la polarización, en el ámbito económico se puede afirmar que hay un relativo consenso sobre su manejo y que en Colombia la polarización económica es menor o inexistente, salvo las consabidas críticas tradicionales y permanentes de la extrema izquierda. En esta columna se presentan las opiniones sobre la economía colombiana, dadas a conocer la semana pasada por organismos internacionales como FMI, la Ocde, así como de las calificadoras de riesgo Moody’s y Fitch.

En términos de la actividad económica, la Ocde pronostica que el crecimiento se consolidará aproximadamente en 3,5 por ciento en el 2019 y el 2020, ya que el descenso del impuesto corporativo potenciará la inversión. El FMI argumenta que la recuperación de la actividad económica está teniendo lugar y está basada en una mayor demanda interna, y que la política macroeconómica sigue siendo sólida y estima que la tasa de crecimiento en el año en curso será del 3,6 por ciento.

Por su parte, Moody’s proyecta que la tasa anual de crecimiento del PIB convergirá gradualmente hacia el 3,5 por ciento para el periodo 2019-2020, en tanto que Fitch reconoce que después de crecer 2,6 por ciento en el 2018, espera que la tasa se acelere a 3,3 por ciento en el 2019, apoyada en un mayor crecimiento de la demanda interna. Sobre la inflación y la política monetaria, la Ocde opina que la postura medianamente expansiva de la política monetaria es adecuada, tomando en cuenta que las expectativas de inflación son próximas a la meta fijada, y en el mismo sentido se pronuncia el FMI, el cual, además espera un endurecimiento de la política monetaria en la segunda parte del año. Sobre el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos, las cuatro instituciones alertan que este viene aumentando y los pronósticos sugieren que alcanzará entre 3,8 y 4,2 por ciento del PIB.

El centro de atención de los cuatro informes es la política fiscal y la necesidad de avanzar en las reformas estructurales. En el ámbito de la política fiscal, la Ocde indica que esta tendrá que mantener un carácter ligeramente prudente para que el déficit descienda de manera paulatina, en consonancia con la regla fiscal y señala que ampliar las bases impositivas del impuesto a las empresas, el IVA y el impuesto personal también aumentaría los ingresos y haría la combinación de impuestos más eficiente y equitativa.

El FMI destaca la aprobación de la Ley de Financiamiento, respalda la regla fiscal e indica la importancia de elevar los ingresos fiscales como proporción del PIB. Moody’s considera que el Gobierno está en capacidad de cumplir con la regla fiscal en el año en curso y que la lucha contra la evasión y el freno al gasto público contribuirán a la reducción futura del déficit, en tanto que Fitch cree que la regla fiscal se puede cumplir después del 2020 solo si se adelantan privatizaciones. La realidad, no obstante, es que todos los informes consideran que la economía se viene recuperando, pero que se debe reforzar la política tributaria y avanzar en reformas estructurales que promuevan la productividad y un crecimiento más inclusivo. En todo, también coinciden los diversos centros de investigación económica como Anif y Fedesarrollo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes