Roberto Junguito
columnista

Reflexiones de dos economistas

No se debe adoptar políticas industriales proteccionistas y proseguir con el apoyo a las empresas para el pago de nóminas. 

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
junio 10 de 2020
2020-06-10 10:24 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Entre la multiplicidad de escritos sobre el manejo económico en las actuales condiciones de contagio del Covid-19 he escogido dos artículos de reconocidos economistas y profesores universitarios norteamericanos para reseñar en esta columna. El primer es del profesor Kenneth Rogoff de la Universidad de Harvard y trae el sugestivo título La desglobalizacion afectaría adversamente a todos. El autor parte por considerar que el mundo post-pandemia será una economía menos globalizada, posición apoyada por líderes políticos que rechazan la apertura y, al respecto, las posturas del Presidente Trump vienen a la cabeza.

Para Rogoff es una locura considerar que una retractación de la apertura motivada por la actual crisis no termine por introducir mayores y más profundos problemas. Considera que para las economías menos desarrolladas, así para los países emergentes que no tienen la capacidad de lograr una masa crítica en muchos sectores, una reducción de los flujos de comercio internacional reversaría muchas décadas de crecimiento económico. Termina su reflexión resaltando que para estas naciones en las cuales habita hoy en día el 86 por ciento de la población mundial, el capitalismo global y el comercio les permitió salir de la extrema pobreza a miles de millones de personas, y seguramente un proceso de desglobalización les acarrearía más riesgos que beneficios.

Un segundo artículo que cabe destacar es de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía y profesor de la Universidad de Columbia con un colaborador suyo Hamid Rashid, del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. Su escrito titulado Qué tipo de estímulos económicos funcionan, parte por considerar que en las condiciones actuales de las economías en todo el mundo se enfrenta una trampa de liquidez en la cual los aumentos masivos de la cantidad de dinero provista por los bancos centrales resulta ser de poca utilidad para los consumidores y para las empresas, pues durante los periodos de gran incertidumbre tanto las familias como los negocios tienden a mantener su ahorros líquidos para lo que pueda sobrevenir en el futuro inmediato. En consecuencia, infiere que la clave en esta coyuntura es cómo reducir el riesgo y crear los incentivos para estimular un gasto mayor de demanda de bienes y servicios. Juzga que, en consecuencia, los gobiernos deben emprender la tarea de cubrir los riesgos vigentes al ofrecer compensaciones monetarias a las empresas en el caso que, por el aislamiento, no puedan recuperarse luego de cierto tiempo. Sugiere desarrollar préstamos contingentes e hipotecarios para estimular la compra de bienes durables incluyendo vivienda y para inducir la inversión a nivel de las empresas.

Resalta que, en esta coyuntura económica planteada por el Covid-19, un enfoque que ha resultado de gran utilidad en varios países ha sido darle apoyos a las empresas con recursos para el pago de las nóminas con la condición que retengan a sus trabajadores y, en proporción, a la caída de las ventas que las empresas estén registrando, mecanismo que, cabe destacar, viene siendo aplicado por la Administración Duque. De estos escritos surgen dos recomendaciones y una precaución: no proceder a adoptar políticas industriales proteccionistas y proseguir con la política de apoyo a las empresas para el pago de nóminas y al empleo, pero dentro de un marco de estabilidad fiscal de mediano plazo.

Roberto Junguito Bonnet
Exministro de Hacienda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes