Rodolfo Segovia S.
Columnista

Avíspese señor alcalde

El edificio se apropió del espacio público. No respetó la distancia que va desde el bordillo hasta el paramento, incluida la acera. 

Rodolfo Segovia S.
POR:
Rodolfo Segovia S.
junio 11 de 2020
2020-06-11 10:07 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc35d70138.png

Aquarela es una torre de 30 pisos comenzada a construir por Promotora Calle 47 en 2016, sobre los terrenos de la antigua arrocera de don José Chalhub, Torices, Cartagena. Se encuentra a 200 metros del Castillo de San Felipe, joya de la arquitectura militar mundial, por lo que la UNESCO fue invitada a dictaminar sobre su proyección y ha señalado su inconveniencia; interfiere con aspereza el cono visual del castillo y lo demerita.

La rama cultural de la ONU, que inscribe los sitios merecedores de ser Patrimonio Cultural de la Humanidad, como Cartagena desde 1986, ha dado al gobierno plazo hasta fin de año para corregir el entuerto, so pena de que la ciudad pierda su sitial patrimonial universal. Tan adversa declaratoria perjudicaría toda la actividad edilicia que agrupa Camacol.

Hasta el momento en que, en 2017, el Ministerio de Cultura horrorizado interpuso una Acción Popular con la que consiguió la suspensión de la obra, los promotores de la Torre estaban en la gloria. Los apartamentos, disque de Vivienda de Interés Social (VIS), se vendían en días, muchos como segunda vivienda. En 2016 y 2017, obtuvieron licencia de construcción para la otras tres torres del conjunto, la última después de la Acción Popular. Pensaron quizá que se trataba de un pasajero remolino.

La intervención de Cultura y del Ministerio Público sacó a la luz triquiñuelas. La licencia de construcción se obtuvo a pesar de que el POT del 2001 solo preveía edificaciones de cuatro pisos en el lote Chalhub. La trampa consistió en modificar el uso del suelo previamente por medio de Circular de la Secretaría de Planeación.

Ha habido otras 33 Circulares similares, lo que hace pensar en reiterada corrupción. La Circular tenía nombre de lote y levantaba restricciones. Hubo tiempo de preparar estudios de suelo y presentar la licencia de construcción que se otorgó en 2015. Se contemplaba que como la licencia sería para vivienda VIP, no surtía la limitación a cuatro pisos. Falso.

Las trampas se multiplicaron. El edificio se apropió del espacio público. No respetó la distancia que va desde el bordillo hasta el paramento, incluida la acera. Se ganó 600 metros de construcción, que por orden policiva se deben demoler. Los plazos están vencidos. Por si fuera poco, no se cumplen tampoco la especificaciones sísmicas (norma NSR-10). Esto lo determinó el estudio de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, órgano asesor del gobierno desde 1902, y que quedó a cargo de los mas eminentes e irreprochables especialistas. Calle 47 “endureció” el suelo (rigidez) pretermitiendo su propio estudio del terreno, para abaratar costos de cimentación, estructura y muros. La torre Aquarela no estaría, por diseño, “en capacidad para resistir un sismo”. Es un peligro para los vecinos.

La torre chueca Aquarela debe demolerse de inmediato, como Usted prometió en su campaña alcalde Dau,. Don Sancho Jimeno no era ajeno a demoliciones en Cartagena. Al retirarse los franceses después de la toma de la ciudad, que don Sancho resistió enhiesto en 1697, abatieron fuertes y murallas. Hay práctica. El Procurador lo conmina a proceder. La lectura previa del informe técnico de la Sociedad que usted anuncia en verdad no le aprovechará. Avíspese señor Alcalde.

Rodolfo Segovia Salas
Exministro - Historiador
rsegovia@sillar.com.co

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes