Rodolfo Segovia S.
Columnista

El camino es culebrero

La situación de Maduro tiene paralelos con la de Bashar-al- Assad de Siria en el 2011, cuando lo daban por caído.

Rodolfo Segovia S.
POR:
Rodolfo Segovia S.
junio 25 de 2020
2020-06-25 10:04 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc35d70138.png

Se ha querido vender que la captura de Alex Saab en la insular República de Cabo Verde como el acabose de Maduro y su tiránico régimen. Nada más alejado de la realidad. Lo retienen en un país de quince islas volcánicas, con 570.000 habitantes. Están a 1.000 kilómetros de la costa de África (a la altura de Senegal).

En 1462, portugueses poblaron las deshabitadas islas y mantuvieron la colonia durante 500 años. Fue la primera implantación europea en el trópico. A Saab lo guardan en la cárcel de Riberinha, lejos de la isla de la capital, que tiene la reputación de ser un penal poroso. Los gringos han enviado personal para reforzar la vigilancia mientras lo extraditan.

Saab es un talentoso y torcido hombre de negocios barranquillero que encontró su nicho inicial como contratista de Chavez. Hábil, se acercó al estercolero de la clase gobernante venezolana. Adentro, intimó, ya en tiempos de Maduro, con la familia presidencial. Para entonces se había convertido en útil mandadero de escondederos financieros, que ofuscan hacerle seguimiento a dinero lavado.

El nivel de confianza en Alex llegó a tal punto que le encargaron tareas de Estado. En esas andaba cuando la circular roja de Interpol le dio caza. Su prontuario es tan largo como la cuarentena. Cantará como Pavarotti y ayudará a descongelar dólares incógnitos, pero eso no le hará ni cosquillas a Maduro. Encontrará otro correveidile.

Es interesante el medio de intercambio últimamente empleado por Saab en sus mandados por lo que revela de la camarilla de Caracas. Ante la catastrófica caída de la producción de petróleo (y de las precios) el banco central ha soltado las reservas de oro acumuladas por Chávez. Se complementan con oro sangriento del Arco del Orinoco. Allá se destruye la selva en gran escala y se labora en condiciones de esclavitud en socavones controlados por bandas criminales y la fuerzas armadas venezolanas. Los del oro ilegal sedimentario de Colombia son unos bebés.

Se extraen aproximadamente 5.000 millones de dólares anuales en oro. No mucho, pero seguro por ser fungible, sin los riesgos del tráfico de drogas. Da para lo esencial y las coimas.

El traslado de los metales preciosos a España por las Flotas era mucho mas azaroso, piensa don Sancho Jimeno, héroe de Cartagena en 1697. El oro despachado en aviones compró gasolina en Irán y Clap en Turquía, negociados por Saab.

La situación actual de Maduro tiene paralelos con la de Bashar-al-Assad de Siria en el 2011. En ese entonces, lo daban por caído. El ejemplo es admonitorio. Assad no contaba sino con su secta Alauita, que es la oficialidad de su ejército y sus colectivos, y con los aviones rusos. La oposición, sin embargo, estaba dividida étnica y políticamente, y sus apoyos eran blandos.

Quienes se oponen en Venezuela están fragmentados en partiditos con demasiados jefes, aunque, debe decirse, los Estados Unidos han multiplicado sanciones y acusaciones.

A la postre, Assab contó con Rusia, Irán y Hezbolá, mientras Maduro se apoya en Rusia, China, Cuba. Cinco millones han emigrado tanto de Siria como de Venezuela, mientras Assab reina en Damasco y Maduro en Miraflores. Con o sin Saab, no lo tumbarán sino desde adentro. El camino es largo y culebrero.

Rodolfo Segovia Salas
Exministro - Historiador
rsegovia@sillar.com.co

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes