close
close
Rodolfo Segovia S.

Se va aclarando la neblina

Suena a la transición de lo feudal a la burguesía, antes de llegar a la sociedad perfecta, según los ciclos hegelianos de la historia.

Rodolfo Segovia S.
POR:
Rodolfo Segovia S.
octubre 20 de 2022
2022-10-20 09:47 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc35d70138.png

El ideario de Petro en el gobierno, diferente de las estridencias de Petro en la campaña, va tomando forma. Los recientes discursos en el norte del Cauca y en el Valle son iluminantes. La referencia a que la Constitución y las leyes son cortapisas creadas por los dueños del país para favorecerse, y a que esos privilegiados son los “herederos de los esclavistas” de antaño, es novedosa, aunque desaliñada históricamente. Suena a la transición de lo feudal a la burguesía, antes de llegar a la sociedad perfecta, según los ciclos hegelianos de la historia.

A Karl Marx se debe elegante y seductora intuición de que los trabajadores producen todos los días bienes por más valor del que necesitan para sobrevivir, y como no tienen capital en maquinaria o tierra, los capitalistas se apropian del excedente. Como esa plusvalía es acumulativa, los capitalistas refuerzan su dominio. Ese es el ADN de la riqueza. Los que conocen a Petro sostienen que él no se le midió a Das Kapital en su paso por la universidad, aunque sí recibió un barniz en sus años de guerrillero.

La influencia más reciente es quizá Thomas Piketty. Seduce la demostración econométrica (muy cuestionada) según la cual el retorno sobre el capital ha sido, en los países desarrollados, superior al crecimiento de la economía. En Colombia, la banca ha gozado de esos retornos superiores durante décadas. Y es la justificación teórica de la sobretasa para el sector financiero en la Reforma Tributaria.

Petro captó el pánico moral por los marginados de la sociedad. A muchos colombianos les duele la suerte de los amerindios, de los afros, de los homosexuales, y la de los colombianos sin oportunidades. Esa coalición, unida a la necesidad de cambio y a la simpatía de artistas, ONG, intelectuales, comunistas, Fecode, idealistas, la academia, periodistas, ideólogos de género y fundaciones le dio la presidencia. Ahora se trata de mantener el fervor. Algún cuento hay que inventarse, sobre todo con un gabinete a mitad despalomado e inepto. Y el primer cuento es levantarse la plata para mantener a tanta gente contenta. En eso anda.

También, anda detrás de las elecciones de año próximo. Para ello requiere de una reforma electoral con listas cerradas, que permita la formación de un nuevo partido único de izquierda alrededor de Colombia Humana. Esa es la antesala del bolígrafo y la sucesión presidencial. Otros temas son cortinas de humo: la Reforma la Salud no tiene tracción; lo de la no exploración es delirio de alucinados; la Reforma Agraria anda bien; la Paz Total es un embuste. Y bajo el clamor por la inseguridad, la policía saldrá pronto a la calle.

Tras dos siglos de tranquilidad bajo los Austrias (1517-1700), la España de Don Sancho Jimeno, el defensor de Cartagena en 1697, entró en crisis sucesoral. La lucha por el trono ensangrentó la Península. Fueron 12 años aciagos. No se recomienda.

Rodolfo Segovia
Exministro e historiador.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes