Rosario Córdoba Garcés
Columnista

2021, año de esperanza y de acción

La reforma para corregir las distorsiones que registra el mercado laboral sigue pendiente y posponerla implica profundizar las brechas existentes.

Rosario Córdoba Garcés
POR:
Rosario Córdoba Garcés
enero 11 de 2021
2021-01-11 05:40 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c69abad96.png

El 2021 inicia con la esperanza en la eficacia de las vacunas contra el Covid 19, pero también con evidencia contundente respecto a las secuelas que viene dejando la pandemia.

Pasarán años, antes de que el mundo se recupere plenamente del costo de la pérdida de vidas humanas, de la caída de los ingresos per cápita y del aumento de la pobreza.

Además, la reducción en la acumulación de capital físico y humano tendrán un efecto duradero sobre la productividad y el potencial de crecimiento de las economías, que no pueden desestimarse.

Según la Unctad, la inversión extranjera directa en 2020 cayó 40% y, seguirá reduciéndose, en tanto no se recupere la confianza. Por su parte, el retroceso en el desarrollo del capital humano es preocupante.

Unos 1.600 millones de niños y niñas tuvieron que interrumpir sus clases presenciales, lo que en años de escolaridad significa una pérdida de tres a 12 meses, con efectos para la generación de ingresos futuros. Así mismo, el desempleo prolongado, particularmente el formal, conlleva pérdidas de competencias en los trabajadores, difíciles de recuperar en el corto plazo, además de desincentivarlos a buscar empleo nuevamente.

El Banco Mundial en su informe reciente sobre perspectivas económicas, proyecta un crecimiento de la economía mundial de 4,0% en 2021, y de 3,8% en 2022, inferiores a los previstos antes de la pandemia. Para Latinoamérica, el Banco estima un crecimiento económico de 3,7% en 2021, luego de la caída de 6,9% en 2020, y para Colombia, un crecimiento de 4,9%, superior al de la región, y de 4,3% en 2022.

Advierte, sin embargo, acerca de los riesgos que podrían llevar a un menor crecimiento de las economías. Entre estos están, la dificultad para contener los contagios debido a la poca eficiencia en la aplicación de las vacunas y/o la incapacidad de las autoridades para hacer cumplir las normas de bioseguridad. Igualmente, clave para el crecimiento, es la recuperación de la confianza de consumidores y empresarios, así como políticas monetarias y fiscales adecuadas por parte de los gobiernos.

Además de lo anterior, el Banco insiste en la necesidad que los países lleven a cabo reformas que contrarresten la caída de la productividad, que conduzcan a la asignación eficiente de los recursos entre sectores e incentiven la automatización y la digitalización.

Si bien, en el país, la tasa de desempleo ha bajado, esto no significa que hayan desaparecido las distorsiones que caracterizan al mercado laboral. La reforma para corregirlas sigue pendiente y posponerla implica profundizar las brechas existentes.

En este sentido, el reciente incremento del salario mínimo, dos puntos porcentuales por encima de la inflación en una coyuntura de pérdida de productividad, no es la mejor decisión. Por el contrario, inhibe la creación de empleo formal y condena a los trabajadores a la informalidad y, por tanto, a la baja productividad. Y, en esto no hay que equivocarse.

Por último, mejorar la productividad y el bienestar de los colombianos, necesita condiciones adecuadas para la inversión, que la reforma tributaria no puede desconocer. Esto es, tasas competitivas de tributación que incentiven el desarrollo de sectores de alto valor agregado y generadores de empleos de calidad.

Rosario Córdoba Garcés
Presidenta del Consejo Privado de Competitividad

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes