close
close
Rosario Córdoba Garcés
Columnista

Inaplazables de ahora y de siempre

Mejorar las condiciones de vida de los hogares, implica necesariamente generar empleo formal y mejorar la asistencia escolar.

Rosario Córdoba Garcés
POR:
Rosario Córdoba Garcés
septiembre 06 de 2021
2021-09-06 08:13 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c69abad96.png

Las cifras de empleo para julio que publicó recientemente el Dane son alentadoras y muestran un cambio de tendencia, en particular para el caso del empleo femenino. Gracias al regreso de los estudiantes a clases presenciales, y a la apertura generalizada de actividades que concentran mayoritariamente empleo femenino, las mujeres pudieron salir de sus casas y volver a formar parte del mercado laboral. Por cada diez empleos recuperados por los hombres, las mujeres recuperaron once.

Sin embargo, de los 1,8 millones de empleos generados entre julio de 2020 y julio de 2021 en las 13 ciudades principales, 1 millón son formales, en tanto que los ochocientos mil restantes son informales -450 mil mujeres, 350 mil hombres-.

Es decir que, pese a los avances, persiste la dificultad de generar empleo formal. Una situación costosa para los hogares en términos de ingresos y seguridad social, que requiere urgentemente de un ajuste estructural.

Ahora bien, con relación a las condiciones socioeconómicas de los hogares, el Dane publicó también la semana pasada, el Índice de Pobreza Multidimensional, IPM, para el año 2020. Particularmente importante de este índice, por la actual coyuntura, es el indicador de inasistencia escolar que permite conocer el impacto en el aprendizaje de las medidas especiales adoptadas por la pandemia.

Para el cálculo de este indicador, el Dane entrevistó a niños y niñas entre 6 y 16 años, que normalmente estudian de manera presencial, respecto a la calidad del aprendizaje virtual que estaban recibiendo. Indagó sobre la tenencia de internet en los hogares, esencial para el aprendizaje virtual, y preguntó también a las sedes educativas acerca del tipo de estrategias pedagógicas -radio, televisión, plataformas virtuales, etc.- que estaban utilizando para la enseñanza remota. Con esta información, el Dane efectuó una serie de cruces para obtener finalmente el indicador de inasistencia escolar.

Y, aquí desafortunadamente las noticias no son buenas. Entre 2019 y 2020, el indicador de inasistencia escolar se deterioró en todo el país en 13,7 puntos porcentuales, al pasar de 2,7% a 16,4%. A nivel departamental, la situación es aún más crítica por las brechas existentes entre unos y otros, esencialmente por la falta de conectividad.

Así, mientras en Caldas, Risaralda, Quindío, Valle del Cauca y Bogotá las variaciones en el indicador son inferiores a diez puntos porcentuales, en Chocó, Amazonas y Vaupés superan los treinta puntos porcentuales.

La información no puede ser más elocuente, y las tareas para el gobierno son claras. Mejorar las condiciones de vida de los hogares, implica necesariamente generar empleo formal y mejorar la asistencia escolar en todo el territorio, ya sea presencial o virtualmente. Hacerlo es un imperativo.

Rosario Córdoba Garcés
Analista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes