close
close
Salomón Kassin Tesone

Cantos de sirena

El hecho de que la corrupción sea un tema tan actual en el fútbol hace que los fanáticos lo sientan como algo que los atañe directamente.

Salomón Kassin Tesone
Banquero de inversión.
POR:
Salomón Kassin Tesone
diciembre 08 de 2021
2021-12-08 11:50 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/02/10/60240a1d7cc89.png

En las últimas tres generaciones ha ido creciendo exponencialmente el interés por parte de los jóvenes en el fútbol, así como se ha ido incrementando la pasión que genera ese deporte. Tanto hombres como mujeres conocen, siguen y están atentos a lo que ocurre en el fútbol alrededor de todo el mundo.

Me resulta fascinante oír a los jóvenes comentar con autoridad sobre los diferentes eventos que casi a diario son el centro, tanto de su atención, como de su distracción. Hoy encuentra uno que los jóvenes tienen varios equipos favoritos, dependiendo del país en que estos compitan.

Todo lo anterior hace aún más impactante que esta semana un editorial de EL TIEMPO reseñara “Ser una pasión por buena parte del país, no le confiere al fútbol ningún estatus especial frente a la ley”. El editorialista denuncia un presunto “pacto de caballeros” entre los dirigentes de diferentes equipos para excluir futbolistas que no renueven su vínculo contractual con uno de ellos. Evidentemente esto atenta contra los derechos fundamentales de los jugadores.

Otro hecho, que se manifestó el fin de semana, causó que el mismo presidente Duque se pronunciara sobre el escándalo en el partido disputado entre Unión Magdalena y Fortaleza. La trampa que se hizo evidente para lograr que el primer equipo pasara a la división A, la calificó el presidente como “vergüenza nacional”. El ministro de Deporte, por su parte asevera que esto constituye un “escándalo mundial”.

Estos incidentes necesariamente impactan la opinión que los jóvenes se están creando sobre la sociedad, así como el respeto al país en que viven.

A tan temprana edad tener evidencia de la corrupción que existe en un tema tan cercano a sus afectos, necesariamente conlleva a que vayan acumulando razones para revelarse contra “el orden prevalente”.

Me cuestiono sobre el efecto que esto va a tener sobre la intención de voto de gente que vaya a las urnas por primera vez el año entrante. No es fácil imaginarse qué ‘canto de sirena’ pueden perseguir, que les prometa eliminar la corrupción como parte integral del carácter nacional. No podemos olvidarnos que es precisamente la Selección de fútbol el símbolo más claro del sentimiento nacional que tiene toda esa juventud.

La “vergüenza nacional” que denuncia el presidente Duque, tendrá que acompañarla una sanción social a los involucrados, que ojalá además tenga consecuencias penales por su acción criminal. El hecho de que la corrupción sea un tema tan actual en el fútbol hace que los fanáticos lo sientan como algo que los atañe directamente, un mal que ha permeado todas las instancias de la vida. Quienes siguen todos los partidos y se dan cuenta del mal que la corrupción le hace a la imagen del deporte, seguramente se darán cuenta, por extrapolación, que los gobiernos también sufren por cuenta de la corrupción.

Las sanciones dan ejemplo de que los casos de corrupción no se toman a la ligera, de que tienen consecuencias, y que, así como las tienen en el fútbol, las deben tener también en la política.

SALOMÓN KASSIN TESONE
Banquero de inversión

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes