close
close
Salomón Kassin Tesone

Crispación

El odio es siempre inaceptable. Lo sienten algunos pertenecientes a los dos extremos ideológicos y respalda a candidatos de la derecha y la izquierda.

Salomón Kassin Tesone
Banquero de inversión.
POR:
Salomón Kassin Tesone
abril 01 de 2022
2022-03-30 08:54 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/02/10/60240a1d7cc89.png

No encuentro mejor palabra que Crispación para describir lo que se siente respecto del momento que estamos viviendo, tanto en el mundo como en Colombia.

En Occidente quisiéramos pensar que con pocas excepciones la mayoría del mundo condena la invasión Rusa en Ucrania; que tanto en Rusia como en el mundo, la gente encuentra como inaceptable el acto barbárico que ha desatado Putin. Las cifras, sin embargo, no mienten. Si sumamos la población de los 35 países que se abstuvieron de condenar en la ONU la violación de las leyes internacionales a la población de los países que votaron con Rusia, encontramos que más de la mitad del mundo vive en países que optaron por no censurar un acto que nosotros calificamos como inhumano.

En la medida en que las consecuencias de las sanciones a Rusia se van convirtiendo en una carga mayor sobre el mundo entero, y que se ejecuten las medidas que se requieren para reversar las consecuencias económicas de la pospandemia (pos, siendo optimistas), la inflación que se desatara hará que veamos inevitablemente más gente señalando a EE. UU. y a sus aliados como chivo expiatorio.

No es difícil imaginar el sinnúmero de manifestaciones y de protestas que estaremos presenciando, más temprano que tarde. Estas van a hacer que la gobernabilidad de las naciones se complique. No tenemos forma de prever, ni mucho menos de prevenir, los resultados.

Colombia, además de compartir con el resto de la humanidad los desafíos arriba señalados, está en época de elecciones presidenciales. Se realizan dentro de un ambiente que la gente de mi generación no recuerda haber visto. De una forma u otra, quienes crecimos en la ciudad lo hicimos sin conocer del todo lo que ocurría en aquellas épocas nefastas en que Colombia sufrió los efectos de la Violencia.

El odio es siempre inaceptable. Lo sienten algunos pertenecientes a los dos extremos ideológicos y que respalda a los candidatos que, por falta de otro nombre, militan en la derecha y la izquierda y, para hacer el odio todavía más generalizado, encontramos que una porción de aquellos que dicen situarse al centro ha optado por olvidar que el centro es por su naturaleza necesariamente tolerante. No es admisible que se autodenominen como centro aquellos que odian por igual a los candidatos de derecha y de izquierda.

Las generaciones de nuestros hijos y de nuestros nietos, dado el efecto de los medios visuales y digitales, no pueden evitar presenciar de manera cotidiana los horrores de la guerra, ni permite a los mayores esconderla. Todos somos conscientes de que una guerra de esta naturaleza, precedida por años de pandemia necesariamente tendrá que marcarlos y dejarles memorias imborrables, toda su vida.

No podemos dejarnos arrastrar por ese sentimiento de Crispación sin hacer nada.
Nuestra responsabilidad es la de luchar por eliminar el odio y con una voz sensata intentar vencer, ojalá para siempre, la intolerancia. Solo así podemos evitar matar las ilusiones de las generaciones que nos siguen.

SALOMON KASSIN TESONE
Banquero de inversión

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes