Salomón Kassin Tesone
Columnista

Altruismo recíproco

Una vez se supere esta crisis, ojalá surja un nuevo orden social consciente de la importancia de fomentar el sentimiento altruista.

Salomón Kassin Tesone
POR:
Salomón Kassin Tesone
abril 01 de 2020
2020-04-01 11:10 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7d23cb529d.png

De una manera dramática, esta pandemia nos hace comprender el enorme impacto que ejerce en una sociedad la calidad de su liderazgo político. Somos muchas las personas en el mundo que hemos sentido por primera vez en nuestras vidas que nuestro bienestar (y nuestra supervivencia) dependen del comportamiento de los demás.

De nada vale hacer un esfuerzo por tomar precauciones a nivel individual, si el colectivo no se comporta de manera correspondiente tomando precauciones similares.

Y si bien a nivel individual es necesaria la cooperación, también debería serlo a nivel mundial. Para vencer el desafío que enfrenta la humanidad, se requiere de un esfuerzo global coordinado de eliminar fronteras, no de cerrarlas.

La única forma de evitar una catástrofe mayor y disminuir el número de muertos (que desafortunadamente van hacer muchos), así como proteger puestos de trabajo y la economía de los países es que los gobiernos se concienticen de que podremos, o no, sobrevivir en estas circunstancias dependiendo del comportamiento de un país hacia los demás y del comportamiento de ellos hacia él.

Los gobernantes deben entonces cuestionarse qué cambios se hacen necesarios para enfrentar un futuro, por demás incierto.

Se ha hecho evidente que el comportamiento individual de muchas personas contrasta con el de los gobiernos. Hemos oído de casos, en especial de médicos, enfermeras y el personal de asistencia de salud que han tenido un comportamiento que enfatiza el carácter noble del ser humano de esforzarse por procurar el bien ajeno.

Ejemplos de altruismo hay por doquier: gente voluntariándose a conversar con personas que están solas en su aislamiento, personas jóvenes que se unen de forma espontánea para repartir almuerzos a los ancianos, donaciones tanto de millonarios como de pequeñas sumas a través de crowfunding y muchos otros más.

El comportamiento altruista genera un efecto multiplicador. Lo vemos en las comunidades donde este comportamiento no es la excepción sino la regla como por ejemplo, en los centros donde se aglomeran inmigrantes. Al convertirse en pequeñas minorías, estos de forma generosa comparten lo poco que tienen. Esto, que no supone un beneficio individual, tiene un enorme beneficio sobre el colectivo al que pertenecen.

Es precisamente este comportamiento el que se requiere que tengan políticos y gobernantes a nivel mundial. Gobernar con sentido egoísta, el opuesto al altruista, tiene consecuencias nocivas tanto inmediatas como en el largo plazo. Por lo anterior, tenemos todos la responsabilidad colectiva de elegir los mejores gobernantes. Así mismo la sociedad tiene que formar lideres desde la temprana edad, y crear las condiciones para fomentar el servicio civil como una vocación de esos líderes.

Los países, ya no los individuos, tienen que ver esta experiencia como un “canario en la mina”, y tomar la decisión de realmente cooperar sin egoísmo.

Una vez se supere esta crisis, ojalá surja un nuevo orden social consciente de la importancia que, en todas las circunstancias, fomentar el sentimiento altruista es la decisión correcta.

Salomón Kassín Tesone
Banquero de inversión.
skassint@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes