close
close
Salomón Kassin Tesone
Columnista

El Itamaraty no improvisa

En Colombia el servicio diplomático se usa como ‘Botín Burocrático’ del Gobierno de turno... Lo hacen el Poder Ejecutivo, Legislativo y el Judicial.

Salomón Kassin Tesone
POR:
Salomón Kassin Tesone
septiembre 29 de 2021
2021-09-29 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7d23cb529d.png

Creo que es de vital importancia lograr que el Gobierno colombiano haga conciencia de los cambios geopolíticos que han ocurrido en los últimos años, especialmente en la política exterior de los Estados Unidos.

Este país, que ha cancelado el compromiso entre demócratas y republicanos de mantener la política partidista dentro de sus fronteras, da señales muy fuertes que hacen prever un Estado cada vez menos dispuesto a servir como ‘policía del mundo’.

Estos cambios hacen que la posición histórica de Colombia de ser solidario con la política exterior Norteamericana se tenga que diversificar, buscando aliados adicionales, y fortaleciendo las relaciones multilaterales.

Hemos visto el descalabro que ha sido la posición frente a las demandas de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia en la Haya. Adicionalmente, se evidencio la imposibilidad de reunir los expresidentes dentro de lo instituido en la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores.

Es indispensable que exista una política de Estado que le dé continuidad y coherencia a las relaciones exteriores. En Brasil, por ejemplo, el Itamaraty, que es como se conoce por más de un siglo al Ministerio de Relaciones Exteriores, ha sido ejemplar a este respecto, debido a que, a lo largo de su existencia, ha seguido un proceso disciplinado, mayormente estable en cuanto a la relación con otros países.

Allá, el mecanismo de reclutamiento para preparar profesionales de carrera en la diplomacia data desde 1912, y los exámenes públicos para el Departamento de Estado desde 1918. La consolidación institucional del servicio diplomático se logra fusionando el Departamento de Estado, el Servicio Consular y el Servicio Diplomático.

Gradualmente Itamaraty integró las funciones de Comercio Exterior como parte de las suyas.

La Reforma instituida por Oswaldo Aranha en 1938 da las bases para fundar en 1945 el Instituto Rio Bravo que tiene un programa de educación para la formación integral de la carrera Diplomática.

La educación continuada, es obligatoria para los Diplomáticos de carrera. Posteriormente crea el diploma de Máster en Diplomacia y define los requisitos indispensables que regulan el ascenso jerarquizado basado en el mérito de los funcionarios en ejercicio.

Lo anterior es un filtro a la politización partidaria que impide que el servicio diplomático se consolide, como ocurre en Colombia, en un ‘Botín Burocrático’ del Gobierno de turno. Con el tiempo, Itamaraty gano importante prestigio y logró que el resto de los países considere que “Itamaraty no improvisa”.

Soy muy consciente de la dificultad que significaría establecer un contrapeso al uso de la empleomanía en el servicio diplomático. Hoy lo hacen el Poder Ejecutivo, Legislativo y el Judicial para tener una herramienta con que manejar premios y castigos.

Lamentablemente no tengo como complementar el diagnóstico anterior con sugerencias de remedios para extirpar esta costumbre, que viene de tiempo atrás.

Sin embargo, estoy convencido que es indispensable encontrar una solución que elimine este vicio del sistema para que un día de nuestro país se pueda decir que “Colombia no improvisa”.

Salomon Kassin
Banquero de inversión.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes