Salomón Kassin Tesone
Columnista

Insatisfacción y democracia

Para aceptar la opinión de los demás se requiere un diálogo constructivo, que hoy no existe en el discurso político en el país. 

Salomón Kassin Tesone
POR:
Salomón Kassin Tesone
octubre 28 de 2020
2020-10-28 09:44 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7d23cb529d.png

Un estudio hecho por la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, sobre “La juventud y su satisfacción con el sistema democrático” concluye que esta generación, aún más que ninguna anterior a su misma edad, está insatisfecha con la democracia.

Esto, que en sí es una amenaza para el futuro de la democracia, se da como consecuencia de la insatisfacción sobre los logros económicos y sociales que han podido alcanzar los países bajo ese sistema y el contraste con el salto de los “tigres asiáticos”, (Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong).

Este surgió bajo sistemas políticos marcadamente autoritarios, igual que el inmenso salto que ha dado la China en dos generaciones, que la llevó de una economía rural a poder competir de igual a igual con los EE. UU. en campos como las telecomunicaciones, la inteligencia artificial y el poder computacional.

Para esta generación no parece ser suficiente el argumento de Winston Churchill, quien aseguró que “la democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando”. Se requiere que los líderes les transmitan a los jóvenes, argumentos más concretos y respondan sus dudas. Estas van mas allá de contrastar con aquello que es negativo, pues requiere enfatizar los valores positivos del sistema. Así, la juventud, llena de la incertidumbre de la post-pandemia, (o sea, lo que vendrá después pese a no saber cuándo), evitará un salto al vacío. Esto podría tener consecuencias terribles, porque una vez eliminadas las protecciones propias de la democracia, el nuevo sistema político implantado podría improvisar soluciones que conlleven a una pobreza aún mayor.

No ayuda, ni crea optimismo presenciar cómo, en un debate entre el Presidente y un ex Vicepresidente de los EE. UU., los candidatos se concentran más en enfatizar el nivel de corrupción de uno u otro, que en dirimir diferencias sobre programas de gobierno.

De alguna forma, y con miras a las elecciones en Colombia en 2022, es importante reseñar que el antídoto para evitar la posibilidad de un gobierno populista, es dar una muestra de responsabilidad política.

Aquellos que defienden el sistema de propiedad privada y democracia representativa (sin importar en qué espectro político se encuentren), deben demostrar con hechos su capacidad de trabajar en proponer como resolver problemas, apoyándose en programas políticos viables, en lugar de concentrarse en hacer acusaciones personales.

Volviendo a Churchill: “La democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás”. Para aceptar la opinión de los demás se requiere un diálogo constructivo, que hoy está ausente del discurso político en Colombia. Por encima de todo, cambiar el lenguaje de acusaciones e incorporar uno que se traduzca en respeto mutuo. Hay que lograr que la juventud, que hoy desconfía del sistema democrático, no descalifique una forma de gobierno donde, a diferencia de otros, exista la posibilidad de rectificar el rumbo en un nuevo ciclo electoral.

Confiemos que se le de una opción más a la democracia, mejor alternativa que dar un “salto al vacío”.

Salomón Kassin Tessone
Banquero de inversión.
skassint@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes