Salomón Kassin Tesone
columnista

Cuántos Einsteins perdidos

Ni siquiera la pandemia ha logrado aplacar la voracidad de delincuentes que han robado y abusado, afectando el futuro de las generaciones venideras. 

Salomón Kassin Tesone
POR:
Salomón Kassin Tesone
abril 14 de 2021
2021-04-14 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7d23cb529d.png

Es casi imposible imaginar que haya habido robo y abuso en la provisión de alimentos destinados a la nutrición en colegios públicos. Sin embargo, la Contraloría General de la República denunció recientemente estos delitos, ocurridos en diferentes municipios del país.

Este robo no es solo cruel, sino que tiene consecuencias gravísimas para el desarrollo del país. En la edición de agosto de 2016 el Journal of Pediatrics publicó un estudio titulado “La Oportunidad Dorada de los ‘Primeros mil días’. El rol de la nutrición en el desarrollo del cerebro”, estudio presentado por el Departamento de Pediatría de la Universidad de Minnesota.

Por otro lado, Minouche Shafik, directora del London School of Economics, quien previamente ocupó los cargos de Deputy Managing Director del Fondo Monetario Internacional y Deputy Governor del Bank of England, escribe en su libro “Lo que nos debemos el uno al otro” (What we Owe Each Other), sobre el talento desperdiciado, sobre los “Einstens perdidos”.

Ambos estudios sostienen que en los primeros tres años de vida de un bebé es cuando su cuerpo y su cerebro crecen de manera más significativa. En ningún otro periodo de la vida la nutrición tiene un impacto tan grande sobre las bases de su salud. Además, le provee elementos que hacen posible el desarrollo de su potencial genético y facilitan su capacidad de comprensión.

Hay evidencia, fruto de la investigación, que prueba que el desempeño académico del individuo, y el desarrollo de talento, están directamente vinculados a su nutrición en la temprana edad y en el periodo del embarazo de su madre, en el que se puede determinar el nivel de desarrollo del cerebro.

Colombia ha hecho un esfuerzo significativo en elevar el nivel de nutrición en la etapa prenatal y la temprana edad. De tiempo atrás el Estado ha determinado que éste es un problema prioritario, si se quiere incrementar la productividad de los esfuerzos realizados en educación, evitando así mismo a futuro mayores costos a la Nación.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, para ejecutar su “Programa de Canastas Nutricionales”, ha subcontratado la provisión de este servicio en diferentes municipios. Adicionalmente, el Ministerio de Educación Nacional complementa lo anterior, a través del Programa de Alimentación Escolar.

A raíz de la pandemia, el Gobierno instauró oportunamente un esquema donde se entregan bonos alimenticios para ser utilizados en diferentes expendios y, alternativamente, distribuye raciones para preparar en casa y raciones industrializadas.

Sin embargo, ni siquiera la pandemia logró aplacar la voracidad de delincuentes que han robado y abusado, afectando el futuro de las generaciones a venir. Es clave hacer conciencia sobre las consecuencias a mediano y largo plazo del daño que se ocasiona con estos crímenes. Para enfrentar estas “mafias” impunes, solo será posible con un esfuerzo conjunto entre el Estado y la sociedad civil.

De ahí la importancia de que este sea considerado un delito de lesa humanidad.

Salomon Kassin Tessone
Banquero de inversión.
skassint@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes