Sandra Forero Ramírez
Columnista

La vivienda en el 2021

Iniciamos con un valioso instrumento que fortalece esta dinámica: la Ley de Vivienda y Hábitat

Sandra Forero Ramírez
POR:
Sandra Forero Ramírez
enero 27 de 2021
2021-01-27 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7ce79647b1.png

Del 2020 nos quedan grandes aprendizajes, entre ellos uno que será clave para la recuperación económica y el empleo en 2021: la construcción de vivienda como fuente de reactivación y generación de empleo.

Luego del excelente bimestre enero-febrero en ventas, llegó el freno por el confinamiento que generó una contracción de 60%. A partir de ahí, la vivienda nueva ha estado llena de grandes resultados.

Los conocidos atributos sociales y económicos de la vivienda fueron potenciados por el gran esfuerzo del Gobierno Nacional poniendo en marcha una política pública de reactivación en un sector esencial para mover el 14% del empleo y el 54% del aparato productivo de país.

La receta funcionó, incluso superando las expectativas. Con el programa de vivienda social Mi Casa Ya y los incentivos a la inversión del segmento medio a través del ‘Frech No VIS’, se logró hacer de la inversión en vivienda nueva un gran instrumento contracíclico.

Según Coordenada Urbana-Sistema de información de Camacol, pasamos de un promedio mensual de ventas de 10.000 unidades a superar las 20.000 a partir de septiembre, cerrando el año con un acumulado de 194.800 viviendas.

Así mismo, el inicio de nuevas obras y la continuidad en la ejecución de los proyectos nos permitió recuperar cerca de 500.000 puestos de trabajo directos y reactivar 34 sectores proveedores de materiales.

Para 2021 iniciamos con un valioso instrumento que fortalece esta dinámica: la Ley de Vivienda y Hábitat. En esta Ley se prioriza la continuidad de una de las políticas públicas de carácter social y económico más exitosas en la historia reciente del país con el reconocimiento de la vivienda y el hábitat como política de Estado. También crea nuevas condiciones para el acceso a la vivienda formal, y una serie de instrumentos que la hacen una innegable prioridad para la recuperación del país.

Sin embargo, el corto plazo nos depara retos para seguir construyendo más vivienda. Debemos garantizar la disponibilidad de subsidios para la vivienda social en 2021, año en el que el volumen de ejecución de cupos se duplicará frente a lo previsto. También tenemos el reto de asegurar la ejecución de las 100 mil coberturas No VIS, segmento que aporta el 35% de la inversión anual en vivienda nueva.

Debemos seguir impulsando acciones que den celeridad a los trámites inherentes a la comercialización y entrega de las viviendas, como por ejemplo el registro de instrumentos públicos.

Así mismo, se requiere del esfuerzo de los entes territoriales, las autoridades ambientales y las empresas de servicios públicos para garantizar la habilitación del suelo necesario mediante los instrumentos de gestión, y así acelerar el desarrollo efectivo de los proyectos. Con todo esto tenemos que hacer del 2021, un año para seguir construyendo vivienda.

Nota: no es viable que con confinamiento aseguremos la salud pública. El empleo y la actividad económica son claves para la sostenibilidad. Con vacunación, bioseguridad y autocuidado construimos las soluciones.

Sandra Forero Ramírez
Presidenta ejecutiva de Camacol

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes