Sergio Calderón Acevedo
Columnista

Agenda 2021

La reforma pensional no resiste más procrastinación.

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
enero 04 de 2021
2021-01-04 09:03 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

Cuando estemos vacunados, tenemos que estar preparados para enfrentar a los problemas económicos y sociales que quedaron latentes cuando el país entró en pausa. Habrá que recurrir a alguna figura de emergencia, para que el ejecutivo lidere el proceso, pues nuestros legisladores están muy ocupados en su propia planeación tributaria, para evitar contribuir algo del excesivo aumento que recibieron.

El incendio más urgente es el fiscal. Tenemos un recaudo que apenas responde por la mitad del gasto, y varios rotos que deben ser sellados, no burdamente zurcidos. El primero es el pensional, que cada vez absorbe más recursos del presupuesto, para pagar las mesadas de los pocos ricos que sacan, en promedio, cinco pesos por cada uno que aportaron. El segundo es el del servicio de una deuda, que se lleva uno de cada cinco pesos del presupuesto. El tercero, el de la educación y la defensa, que se llevan una tercera parte del presupuesto sin que se produzca ningún resultado.

El presidente afirmó que lo que se necesita es una reforma fiscal, no una tributaria que permita incrementar los ingresos. Estos son insuficientes y hacen que la presión tributaria de Colombia (15% del PIB) sea casi la más baja del mundo. Así que, en materia de impuestos, se debe buscar que más gente los pague, atacando la evasión, ampliando la base de contribuyentes y reduciendo los excesivos descuentos, exenciones y deducciones. Tratar de incrementar las tarifas sería otro fracaso.

El déficit pensional solo puede ser remediado atacando de raíz el cultivo de parásitos. El sistema de reparto debe tener un techo en tres o cuatro SMMLV y los aportes deben, por lo menos, duplicarse. Quien quiera una pensión más alta cuando no produzca, deberá trasladarse al sistema individual y destinar una mayor parte de sus ingresos a un fondo voluntario. Y los pobres y los desempleados deberían tener una pensión asegurada, de por lo menos un SMMLV, si queremos que los adultos mayores no tengan que morir, la mayoría, casi en la indigencia. La reforma pensional no resiste más procrastinación.

En el tema de la deuda pública, que también los covid-alcaldes están negligentemente aumentando, debe tramitarse un acto legislativo que le ponga techo, con excepciones para casos de conmoción interna o de guerra, pero no para inflar la economía, como se hizo en los cuatrienios anteriores.

Y a la oligarquía fecodiana y a los generales, hay que empezar a pedirles resultados concretos, para que justifiquen los casi 100 billones de pesos que se gastan sin que ello se refleje en logros. Que a los educadores se les siga haciendo una tal ‘nivelación’, mientras que perdemos cada vez más puestos en las pruebas internacionales de aptitudes, es el resultado de hacer las cosas mal. Y que el narco y la demás delincuencia ocupen cada vez más espacio, nos indica que estamos botando la plata en uniformes y juguetes caros. Preparar esta ambiciosa agenda tiene un gran costo político, que debe asumir el actual gobierno, para que su implementación pueda ser adelantada por la presidente que se posesionará el 7 de agosto de 2022.

Sergio Calderón Acevedo
Economista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes